La valiente decisión que permitió a Adrián y a Gosia cumplir un sueño: ganarse la vida... ¡viajando!

Adrián, el español de esta pareja que lo dejó todo para recorrer el mundo, explica a ‘Tu Otro Diario’ cómo han conseguido hacer realidad su mayor ilusión

por Elena Villegas /


Adrián y Gosia dejaron sus empleos y, pese a que sus padres no veían con buenos ojos esta radical decisión, se marcharon a iniciar un viaje apasionante durante cuatro meses. No se olvidaron de sus familiares y amigos y abrieron un blog -Molaviajar.com- para que supieran de sus aventuras. Lo que no imaginaban es que ese blog les iba a abrir las puertas a una nueva vida dedicada exclusivamente a su gran ilusión: viajar. Y cuentan a ‘Tu Otro Diario’ cómo lo han logrado.

Molaviajar

Gosia, Daniela y Adrián durante su viaje por Japón (imagen cedida por Molaviajar.com)

Adrián es gallego, Gosia, polaca, y se conocieron en Edimburgo (Escocia). Son padres de dos niños pequeños con quienes comparten sus andanzas por todo el mundo. Comenzaron con un blog sin mayor propósito que el de mostrar a los suyos una ventana de su periplo y se han transformado en todo un referente en información de utilidad sobre viajes, gracias principalmente a sus vídeo-guías (las de Nueva York, Costa Oeste y Ruta 66 les han convertido en expertos en Estados Unidos tanto para viajeros noveles como experimentados).

FOTOGALERÍA: Los viajes de Gosia, Adrián y Daniela, foto a foto

Desde que iniciaron su relación, tenía claro que compartirían el sueño común de viajar por el mundo y destinaron casi todo el dinero que iban ganando a ahorrar con ese fin. El primer viaje -a Tailandia- sería solo de cinco semanas, pero fue también el germen de lo que vendría después.

Transcurridas esas cinco semanas, se fueron a vivir a Barcelona y, en cuanto tuvieron el dinero suficiente, dejaron sus trabajos para recorrer el Sudeste asiático durante cuatro meses (y siguieron publicando en Molaviajar.com). “La aventura fue una pasada” -cuenta Adrián- y “nos cambió la vida, la forma de ver las cosas y queríamos más”. 

Se casaron en abril de 2011 y su luna de miel fue una vuelta al mundo de ocho meses. Mientras, seguían subiendo más contenido al blog y les fue escribiendo gente a la que no conocían pidiéndoles consejos para sus propios viajes. Adrián explica que, en esa vuelta al mundo, de mochileros, apenas tenían dinero, por lo que “hacíamos autoestop en Australia, recolectábamos calabazas en Nueva Zelanda…”

RELACIONADO: ¿Quieres ir a una isla desierta? Te decimos cómo hacerlo de modo fácil y barato

Poco a poco, Adrián y Gosia iban tomándose más en serio Molaviajar, pero seguía sin darles para vivir.

En 2013, Gosia se quedó embarazada y se vieron obligados a replantearse cómo continuar haciendo crecer el blog, así que optaron por abrir un canal de Youtube. “Se nos daba bien hablar ante la cámara y parece que conectábamos con la gente”. Después nació Daniela y él consiguió un trabajo a media jornada que le permitía destinar cinco o seis horas al día a Molaviajar, buscando “la manera de poder vivir de ello”.

“A la gente le iba gustando lo que hacíamos y salió la primera empresa que confió en nosotros para hacer un proyecto grabando” en el que recorrerían España durante seis meses; después de aquello, la empresa quedó muy satisfecha y acordó otra colaboración gracias a la cual la pareja visitó los rincones de Japón con la pequeña Daniela durante ocho meses.

Adrián y Daniela en Sidney

Adrián sostiene en brazos a la pequeña Daniela en Sidney, Australia (Molaviajar.com)

“El boom fue cuando pusimos un reto”; publicaron en las redes que, si llegaban a los 50.000 suscriptores en el canal, “nos vamos a dar la vuelta al mundo con la niña”. En menos de un mes, doblaron el número de seguidores e iniciaron esa nueva aventura. Aunque un trayecto así con Daniela les daba algo de miedo, fue “una experiencia familiar súper chula y tenemos 80 vídeos increíbles de ese viaje”.

Eso sí, fueron a lugares seguros, que ellos ya conocían. “El viaje cambia totalmente. De hacer autostop y de no saber dónde vas a dormir, a tener el hotel reservado y todo bien organizado”, explica Adrián.

RELACIONADO: Un único billete de avión para dar la vuelta al mundo y, además, barato

Ahora, con más de 189.000 suscriptores en su canal de Youtube, pueden vivir de Molaviajar.com, pero Adrián hace hincapié en que “hay muchas horas detrás, mucho trabajo, mucho esfuerzo, mucho ‘no sé qué va a pasar’…”. 

Desde hace seis meses, hay un nuevo miembro en el clan Molaviajar. Se llama Oliver y, en cuanto crezca un poquito, se unirá a sus padres y a su hermana en otro gran ‘tour’, en el que contarán, seguramente, con la ayuda de la abuela “porque viajar con dos niños no es nada fácil, sobre todo, si tienes que grabar”. Aun así, Adrián asegura que “irte en familia por el mundo mola y queremos que el niño tenga las mismas vivencias que la niña”.

Daniela, Gosia, Adrián y Oliver

La familia junto a Oliver a los pocos días de nacer (imagen cedida por Molaviajar.com)

Mientras, les espera Nueva York, su próximo destino -al que irán únicamente los papás- y ya lo están preparando todo de manera concienzuda y minuciosa para ofrecer contenidos realmente útiles a quienes entren en Molaviajar.com. Organizar una semana de grabación en la Gran Manzana “puede requerir un mes”, por eso, aunque felices por vivir de lo que parecía imposible, Adrián y Gosia están deseando irse de vacaciones “sin móvil y sin cámara” para desconectar de verdad de un sueño que ahora, además, es un trabajo.