1. home
  2. /Economía

Tobias Lütke, el rival canadiense de Jeff Bezos que acumula un patrimonio de 6.600 millones

Apodado como el ‘anti-Jeff Bezos’ es dueño del gigante de comercio electrónico Shopify

1 Minuto de lectura
Collision 2019 - Day Two

Tobias Lütke, el director ejecutivo de Shopify

© GettyImages

Tobias Lütke o “Tobi” para los amigos no es un director ejecutivo al uso. Fundador y CEO de Shopify, una plataforma de comercio electrónico en donde puedes alojar tu tienda online, este alemán afincado en Canadá es de aquellos que piensan que las jornadas de trabajo interminables no son necesarias para tener éxito y prueba de ello es que trabajando 40 horas semanales, ni una más, en 2021 registró un beneficio bruto de algo más de 2.000 millones de euros.

Apodado como el ‘anti-Jeff Bezos’, por las formas en que Lütke se diferencia del magnate y considerado como uno de los competidores más directos de Amazon, este empresario, de 41 años, recibió su primer ordenador a los seis años y tan solo cinco años después, a la edad de 11 años comenzó a programar reescribiendo el código de sus videojuegos preferidos.

Jamás fue a la universidad y decidió dejar la escuela a los 16 años para apuntarse a un curso de programacion de ordenadores Siemens, que le permitió adquirir los conocimientos necesarios para ir abriéndose su propio camino hacia el éxito y aunque hoy, Tobias puedes presumir de ser el dueño de una de las compañías más cotizadas de Canadá no siempre fue así, pues comenzó en 2004 vendiendo tabla de snowboard. Y fue precisamente a la hora de montar ese negocio, cuando se dio cuenta de lo necesario que era crear un software que permitiera a los diferentes negocios tener la oportunidad de comercializar sus productos de forma online, creando así esta compañía con la que da soporte a más de 1,7 millones de negocios minoristas en más de 175 países.

Lütke, quien hablá perfectamente tanto inglés como alemán y tiene un patrimonio estimado en 6.600 millones de euros, se mudo a Canadá cuando tenía tan solo 22 años y aunque muchos podrían pensar que lo hizo persiguiendo su sueño de programador, lo cierto es que lo hizo siguiendo los pasos de de su futura mujer Fiona McKean, una exdiplomática canadiense a la que conoció durante una escapada de esquí a la Columbia Británica en 2002 y junto a la que ahora tienen tres hijos.