1. home
  2. /Economía

¿Por qué Steve Jobs dijo que hacerse rico era importante, pero que había una cosa más valiosa que el dinero?

El fundador de Apple y magnate tecnológico dejó tras su muerte en 2011 un patrimonio de 8.618 millones de euros

2 Minutos de lectura
Steve Jobs Introduces iCloud Storage System At Apple's Worldwide Developers Conference

Steve Jobs falleció de cáncer hace 10 años, pero sus lecciones de vida siguen vigentes a día de hoy

© GettyImages

Si preguntamos a cualquier emprendedor qué le motivó a iniciar su negocio o que espera conseguir de él, las respuestas serán de lo más variado. Unos dirán que supone un desafío, otros que una responsabilidad, algunos que significa un propósito y hay hasta quienes señalen que su objetivo es hacer diferente la vida de otras personas. Y, por supuesto, dinero, aunque solo sea porque, a diferencia de cuando trabajas para otra persona, cuando eres dueño de tu propia empresa, tu salario solo está limitado por el éxito de tu negocio, controlando así lo que gana o se deja de ganar y con la esperanza de convertirse ricos algún día. Lo cual es algo genial, siempre y cuando, como dijo Steve Jobs, no te “arruine”.

Steve Jobs Unveils Apple iPhone At MacWorld Expo
El empresario tenía una visión muy particular del significado de ser rico y la importancia del dinero ©GettyImages

Y es que Jobs creía en muchas cosas. Creía en el poder de pedir, pero también creía en el que todos tenemos la capacidad de dejar huella en el futuro y sobre todo creía en el poder de uno mismo y en el de usar esta creencia para motivar e inspirar. Pero si hay algo en lo que no creía era que la riqueza fuera un representante de la inteligencia. O el éxito.

“Cuando tenía 25 años, mi patrimonio neto era de 90 millones de euros más o menos. Entonces decidí que no iba a dejar que arruinara mi vida. No hay forma de que puedas gastarlo todo, y no veo la riqueza como algo que valide mi inteligencia. Mis cosas favoritas en la vida no cuestan dinero” admitía Jobs.

El dinero dio la oportunidad al magnate tecnológico de crear y tener más opciones, pero una vez que alcanzó cierto nivel de éxito financiero, el dinero no le hacía más feliz, y centró todos sus esfuerzos en hacer lo que realmente amaba.

Laurene Powell Jobs heredó su riqueza de su marido
Steve Jobs junto a su mujer, Laurene Powell, quien heredó toda su riqueza ©GettyImages

“Tu trabajo va a llenar gran parte de tu vida, y la única manera de estar verdaderamente satisfecho es haciendo lo que crees que es un gran trabajo. Y la única manera de hacer un gran trabajo es amar lo que haces. Si aún no lo has encontrado, sigue buscando. No te conformes. Como con todos los asuntos del corazón, lo sabrás cuando lo encuentres” señalaba el fundador de Apple.

Su biógrafo, Walter Isaacson, confirmó estas teorías de Jobs para su libro Steve Jobs, en el que asegura que el multimillonario no prioriza la riqueza sobre otras cosas, como la invención, la pasión por su trabajo y la familia. Además, siempre trató de evitar un estilo ostentoso, algo que también quedó reflejado en su testamento. Antes de su muerte, el ex director general de Apple amasó una enorme fortuna que dejó a su mujer Laurene Powell-Jobs, dinero que sus hijos no heredarán en su totalidad. En una entrevista concedida en 2020 al New York Times, Powell-Jobs dijo que ella y su difunto marido no creen en la “construcción de riqueza heredada” y que sus hijos son conscientes de ello.