1. home
  2. /Economía

Del rechazo social por ser ciego a millonario: Srikanth Bolla o la historia de David contra Goliat

Llegaron a decir a sus padres que debía morir por su ceguera, condición por la que también le prohibieron que estudiara Matemáticas

2 Minutos de lectura
Emprendedor ciego

Tras superar todo tipo de onstáculos, Srikanth Bolla se graduó en el MIT de Massachusetts

© TEDxHyderabad

Srikanth Bolla sabe bien lo que es luchar por seguir hacia adelante. Cuando era pequeño, caminaba varios kilómetros cada día para ir a la escuela, siempre de la mano de su hermano, su primer gran guía. Una vez en el colegio, sus compañeros le aislaban porque era ciego, pero lo más grave eran los comentarios hirientes de los adultos, que llegaron a decir a sus padres crueldades como que no serviría ni para cuidar su casa por no poder ver y que lo mejor sería que lo asesinaran con una almohada. Palabras que rozarían lo delictivo en un país occidental, pero que en la India, donde nació Bolla, reflejan los problemas de una sociedad que no ha podido acceder de manera igualitaria ni a la educación y que sigue anclada en un sistema de castas.

Empredendor ciego
Cuando se graduó como ingeniero decidió regresar a la India para fundar una empresa en la que emplearía a personas con discapacidad ©Srikanth Bolla

Sus padres, afortunadamente, siempre le apoyaron y, buscando lo mejor para él, encontraron un internado para niños ciegos que sería la salvación para su hijo. Tendrían que estar lejos de él (el centro estaba a 400 kilómetros de distancia de su casa), pero abrió al pequeño Srikanth un mundo de posibilidades. Allí podía estudiar y jugar con normalidad siendo simplemente uno más, una simpleza que para él era todo un lujo.

A medida que se iba haciendo mayor, se fue interesando cada vez más por las matemáticas y las ciencias y comenzó a soñar con ser ingeniero. Fue entonces cuando apareció una nueva traba que en Occidente resulta tan surrealista como injusta: no era legal enseñar esas materias a estudiantes de mayor edad que fueran ciegos. Si quería obtener una formación superior, debía decantarse por carreras como literatura, idiomas o arte. Increíble.

Afortunadamente una de sus profesoras del internado se volcó en ayudarle y también lo hizo el propio centro educativo. Fue la profesora la que animó a Bolla a emprender acciones legales y así lo hizo: presentó ante el Tribunal Superior de Andhra Pradesh un cambio en la ley de educación del estado. Como la justicia, ya sabemos, lleva su tiempo, el joven no quiso esperar de brazos cruzados a ver qué ocurría y dio un paso más para lograr su sueño.

Oyó hablar de un centro que se regía por una legalidad diferente en materia educativa y que impartía ciencias y matemáticas a alumnos ciegos. No se lo pensó dos veces y se matriculó allí, donde se sentiría “inmensamente feliz”. Aun así, una vez que tuvo que pasar a la Universidad, siguió encontrando obstáculos en su país, de modo que optó por enviar su solicitud de ingreso a varias universidades de Estados Unidos.

Emprendedor ciego
La empresa fundada por Srikanth Bolla, está valorada en más de 57 millones de euros ©Srikanth Bolla

Dado su expediente académico, de sobresaliente, recibió cinco ofertas y él acabó eligiendo el prestigioso MIT en Massachusetts, donde se convertiría en el primer estudiante ciego internacional. Aquella época fue “el período más hermoso de mi vida”, asegura el joven en unas declaraciones recogidas por la BBC.

Una vez con su título de ingeniero, decidió volver a su ciudad natal en India con un claro objetivo: crear una empresa en la que emplearía a personas con discapacidad. Así, en 2012 creó Bollant Industries, dedicada a la fabricación de productos ecológicos y que ahora, diez años después, la ha hecho crecer tanto que está valorada en 65 millones de dólares (más de 57 millones de euros), gesta que le ha llevado a él a aparecer en la lista de Jóvenes Líderes Globales 2021 del Foro Económico Mundial. Sin duda, un éxito que va mucho más allá de un logro individual: representa una batalla ganada por todo un colectivo aún marginado en muchos aspectos en la sociedad de su país, es la batalla ganada por David contra Goliat.