1. home
  2. /Economía

Tan simple que (quizá) ni se te había ocurrido: así gana este hombre 200 euros al día sin mover un dedo

Lleva tres años prestando este peculiar servicio que adapta sin problemas al horario de su trabajo habitual

2 Minutos de lectura
Madrid

Entre quienes contratan el peculiar servicio de Freddie Beckitt, hay personas mayores que no pueden estar mucho tiempo de pie

© GTres

Una de las palabras más repetidas en los Informativos y en los periódicos nacionales de las últimas semanas es ‘inflación’, que en el fondo significa algo que todos llevamos notando desde hace tiempo: que todo se encarece, pero los sueldos permanecen intactos, con la consecuente pérdida de poder adquisitivo. Por eso un dinero extra viene ahora mejor que nunca; el problema es ¿cómo conseguirlo? Pues un británico de 31 años llamado Freddie Beckitt ha encontrado una vía simple y eficaz con la que llega a ganar 200 euros al día.

Wilhelmstrasse
Beckitt cobra 24 euros la hora y ha llegado a ganar 200 euros al día ©GTres

Beckitt es camarero en la ciudad de Fulham, pero con su salario no le da más que para los gastos más básicos, de modo que un día se le ocurrió inscribirse en Taskrabbit, una web que unos usuarios ofertan servicios en función de sus habilidades, como limpiar o ayudar con una mudanza, y otros pagan para que alguien desempeñe esas funciones. Pues bien, el servicio que Beckitt ofrece es… ¡hacer cola!

En el fondo, ¿quién no ha pensado alguna vez, en un eterno esperar de varias horas, para acceder a algún recinto o para realizar algún trámite, que daría lo que fuera porque alguien hiciera la cola por ti? A este camarero británico se le encendió la bombilla y pensó a la inversa: ¿por qué no hago cola para otros a cambio de dinero? La idea ha sido todo un filón, pero hace unos años, cuando aún no había tantas oficinas virtuales ni compras de entradas online, hubiera podido hacer una fortuna.

Aeropuerto de Hamburgo
Freddie lleva tres años haciendo cola para otros a cambio de una remuneración económica ©GTres

Ahora no gana tanto como para hacerse millonario, pero sí para darse más de un capricho y para ahorrar. Hay días, además, que la jugada le sale redonda, como una ocasión que prestó su peculiar servicio para comprar entradas para la exhibición de Christian Dior en el V&A Museum de Londres. Pues bien, la cola duró tres horas, pero sus clientes le pidieron que esperara a que ellos llegaran, una espera que se alargó otras tantas horas. Beckitt aprovechó para recorrer el museo de arriba a abajo y, además, cobraría después por ese tiempo ‘de trabajo’.

Quienes reclaman sus servicios son desde personas muy acomodadas que no tienen inconveniente en gastar su dinero en estos lujos, a jubilados con problemas de movilidad para estar mucho rato de pie y familias jóvenes sin apenas tiempo. La cuestión es que Freddie Beckitt ya lleva tres años con este empleo alternativo que le permite vivir de manera más holgada y que, eso sí, no le causa mucho estrés.

tags: