1. home
  2. /Economía

Mate Rimac, el ‘Elon Musk croata’ que está listo para hacerle sombra

Apostó por su sueño incluso cuando le cerraron todas las puertas en Silicon Valley y ahora es CEO de la marca de vehículos de lujo Bugatti

2 Minutos de lectura
CEO de Bugatti

Mate Rimac acudió a Silicon Valley en bsuca de financiación para su proyecto sobre vehículos eléctricos, pero no convenció a los inversores y hoy es uno de los empresarios del sector más importantes del mundo

© GettyImages

Si hay alguien que se ha labrado por mérito propio el prestigioso puesto que ostenta ese es Mate Rimac, el actual CEO de Bugatti. Su juventud (tiene 33 años) podría hacer creer a cualquier que no tiene la experiencia suficiente para comandar una marca del prestigio de Bugatti, pero nada más lejos de la realidad. Lleva luchando desde la adolescencia por un sueño, el de la creación de coches eléctricos, al que ha dedicado su vida y un talento fuera de lo común y lo ha logrado con creces hasta el punto de ser llamado ya el ‘Elon Musk croata’.

Mate Rimac, CEO of Croatian car producer
A los 22 años creó su primer supercoche eléctrico y logró venderlo a una poderosa familia de Oriente Medio ©GettyImages

Como todo emprendedor innovador que se precie, empezó haciendo sus pinitos en el garaje de sus padres, pero fue en el colegio donde descubrieron el increíble potencial que poseía. En concreto fue uno de sus profesores de secundaria, Ivan Vlainić, quien se dio cuenta de sus capacidades. Vlainić se convirtió en su mentor y lo presentó a concursos de electrónica e innovación en los que Rimac siempre destacaba.

Además de ganar varios premios, con tan solo 17 años ya había solicitado dos patentes internacionales para dos de sus invenciones. A los 18 se le ocurrió comprar un BMW con motor de combustión interna y convertirlo en un coche eléctrico, idea que en un principio acarreó ciertas burlas en el sector, pero que acabaría convirtiéndose en la semilla de algo grandioso.

El éxito que cosechó con ese vehículo en carreras le llevó a plantearse fundar una empresa de vehículos eléctricos, pero no disponía de los fondos suficientes para hacerlo. Por suerte, en 2010, con 22 años, conoció a Adriano Mudri, un diseñador de General Motors con el que creó un nuevo concepto de vehículo eléctrico que llamaría poderosamente la atención de una poderosa familia del Medio Oriente. Ellos compraron el primer modelo, lo que permitió a Rimac y a Mudri obtener la financiación necesaria para fundar la empresa.

Mate Rimac
Expertos del sector automovilístico ven en Rimac a una de las grandes figuras de la historia de esta industria ©GettyImages

El éxito cosechado fue tal que logró que un grande como Porsche (firma propietaria de Bugatti) se fijara en Rimac y en su empresa. Bugatti debía empezar a prepararse para el futuro -que, como sabemos, pasa por dar el salto a la fabricación de coches eléctricos- y la persona perfecta para capitanear ese cambio era el joven emprendedor croata. Así, Porsche compró su empresa, la fusionó a Bugatti y le nombró CEO de la compañía resultante, que ahora se llama Rimac-Bugatti.

Para Mate, sin embargo, esto no ha hecho más que empezar. Ahora tiene una posición más que privilegiada para crear un auténtico hipercoche eléctrico y la prensa especializada ya lo ve como al nuevo Elon Musk y están convencidos de que desempeñará un papel mucho más importante aún que él en la industria automovilística.

Quizás ahora se arrepientan en Silicon Valley de haber cerrado sus puertas a un Mate Rimac adolescente que acudió a la cuna de la innovación mundial a solicitar financiación para sus geniales ideas. Entonces esos inversores estaban centrados absolutamente en el mundo de las redes sociales y lo demás parecía no tener el suficiente valor. Puede que en un futuro sean ellos quienes acudan a la que será, según todos los pronósticos, una de las grandes figuras de la historia del automóvil.