1. home
  2. /Economía

Muere Peter Buck, el cofundador de Subway que convirtió una tienda de bocadillos en una franquicia millonaria

Él se encargó de la financiación inicial (algo menos de mil euros) y de la inspiración: los bocadillos italianos Amato’s

2 Minutos de lectura
TU OTRO DIARIO
Cofundador de Subway

Todo comenzó cuando Fred DeLuca (derecha) le preguntó cómo podía ganar dinero para pagar la universidad y Peter (izquierda) le propuso abrir una tienda de sándwiches

© Subway

Peter Buck, cofundador de Subway, falleció el pasado 18 de noviembre a los noventa años. Así lo confirma un comunicado emitido por la compañía en el que no se dan detalles sobre la causa de la muerte. John Chidsey, director ejecutivo de la empresa, lo describió como “un ejemplo brillante de un líder dedicado y práctico. Su devoción y su visión ayudaron a convertirnos en la marca de restaurantes más grande del mundo”. Esta es su historia.

Nació el 19 de diciembre de 1930 en South Portland (Maine, Estados Unidos) y se convirtió en el primer universitario de su familia: tras su paso por el Bowdoin College de Brunswick, puso rumbo a la Universidad de Columbia en Nueva York, donde se licenció en Ciencias y en Física para convertirse en físico nuclear. Trabajó diseñando reactores nucleares para la Marina de Estados Unidos y también para General Electric Co, en Connecticut, donde comenzó el negocio de Subway.

Cofundador de Subway
Subway puede presumir, según datos de la propia compañía, de tener 40.000 restaurantes que ha ido abriendo a lo largo de cinco décadas ©GettyImages

Bridgeport: el origen

Todo comenzó en 1965 cuando Fred DeLuca (fallecido en 2015), un amigo de la familia, le preguntó cómo podía ganar algo de dinero para pagar la universidad. Peter le dijo que abriera una tienda de sándwiches e, incluso, le propuso hacer algo semejante a Amato’s, el restaurante italiano que visitó con su padre cuando era un niño. Dicho y hecho. Fueron hasta Maine para examinar aquellos bocadillos antes de abrir su primera tienda en Bridgeport semanas después.

El negocio de Buck y DeLuca comenzó llamándose Pete’s Super Submarines porque los sándwiches que vendían tenían forma de submarino. Tres años después de la fundación, optaron por la denominación actual: Subway. En 1974 convirtieron su marca en una franquicia y expandieron el negocio por todo el país: un movimiento que los convertiría en multimillonarios. Según las estimaciones de Forbes, el patrimonio neto de Peter era de 1.900 millones de euros.

Cofundador de Subway
Comenzó llamándose Pete’s Super Submarines porque los sándwiches que vendían tenían forma de submarino ©GettyImages

Labor filantrópica

Y es que Subway puede presumir, según datos de la propia compañía, de tener 40.000 restaurantes que ha ido abriendo a lo largo de cinco décadas. Una cifra con la que supera a McDonald’s y Starbucks, que tienen aproximadamente 39.200 y 32.000, respectivamente. Esto es parte del legado de Peter Buck ya que el resto lo encontramos en sus obras filantrópicas. Donaciones aparte, en 1999 creó la Fundación Peter y Carmen Lucia Buck, con sede en Nueva York, que otorga ayudas y subvenciones a proyectos relacionados con la educación, servicios comunitarios y medio ambiente.