1. home
  2. /Economía

Rory, el desconocido hijo de Melinda y Bill Gates que es feminista y firme candidato a ser el sucesor de su padre

Tiene 21 años y una carrera académica impecable en la que aúna formación en Ingeniería Informática, en Economía y en Derecho

3 Minutos de lectura
Hijo de Bill Gates

Una de las cosas que más enorgullece a Melinda Gates de su hijo Rory es que este sea feminista

© Melinda French Gates

Rory Gates, el único chico de los tres hijos de Melinda y Bill Gates, viene pisando fuerte. A sus 21 años, tiene ya una prestigiosa carrera académica que parece encaminar sus pasos hacia Microsoft, y además desde muy jovencito comenzó a seguir el ejemplo de sus padres en labores filantrópicas. Pero si hay algo de lo que Melinda se sienta especialmente orgullosa de su hijo es porque se declara abiertamente feminista.

Familia
Tanto Rory como sus hermanas recibieron una educación basada en el esfuerzo personal para alcanzar el éxito ©Melinda French Gates

Criado junto a sus dos hermanas, Jennifer y Phoebe, el feminismo ha sido para él lo natural. Eso, unido a una férrea educación basada en el esfuerzo propio, han hecho de él un joven maduro e interesado por desempeñar un papel en la sociedad. Aunque siempre ha vivido en una enorme mansión en la que disfrutada de lujos con los que la mayoría de los mortales no pueden ni soñar (como tener su propia playa artificial con arena traída expresamente del Caribe), tenía que fregar los platos todas las noches y tirar la basura cada día, como cualquier chico de clase media.

A pesar de ser hijo del fundador de una de las mayores compañías tecnológicas del mundo, no ha tenido acceso a un teléfono móvil hasta que no cumplió los 14 años y, una vez con uno en sus manos, debía cumplir una serie de normas, como no poderlo utilizar en la mesa a la hora de la cena, momento en el que toda la familia se reunía cada día. También tenía limitado el tiempo de exposición a cualquier otro tipo de pantalla.

Su madre no puede estar más orgullosa de él y así lo describía en un post de Instagram cuando el joven cumplió 18 años: “Cuando nació mi hijo Rory, pasé mucho tiempo imaginando cómo sería esta personita y quién sería cuando creciera. Ahora que nos acercamos a su cumpleaños número 18, tengo mi respuesta: Rory es compasivo y curioso, es un gran hijo y un hermano cariñoso”, decía con gran emoción. “Y una de las cosas que más me enorgullece: Rory es feminista”, recalcaba la entonces esposa de Bill Gates.

Familia
Bill y Melinda Gates junto a sus tres hijos: Phoebe, Jennifer y Rory ©Melinda French Gates

Se formó en la Lakeside School, un prestigioso colegio privado de Seattle (Washington, EE.UU.) en el que también estudiaron sus padres y, como no, sus hermanas. Después siguió los pasos de su madre en la Universidad de Duke y se graduó en una doble titulación, Ingeniería Informática y Economía. A continuación siguió aumentando su formación y obtuvo un MBA en la Fuqua School of Business. Según algunos medios estadounidenses, ahora está estudiando Derecho en la Universidad de Chicago.

Sin duda, su perfil podría ser perfectamente el del futuro CEO de Microsoft, más aún teniendo en cuenta que sus hermanas han enfocado sus carreras profesionales de maneras muy diferentes. Jennifer estudia Medicina, pero su gran pasión es la equitación, deporte en el que ha ganado importantes premios; Phoebe, por su parte, es una gran amante del arte y del ballet y se ha matriculado en el American Ballet Theatre School.

Le espera, tanto a él como a Jennifer y a Phoebe, un futuro brillante, pero no la enorme fortuna de su padre. Como ya se ha contado en repetidas ocasiones, Billa Gates está convencido de que les haría un flaco favor a sus hijos si estos heredaran ingentes sumas de dinero, por lo que el que hoy es uno de los hombres más ricos del mundo ha insistido en que los chicos podrán disfrutar de todo lo que él posee ahora, en vida, pero tendrán que labrarse por sí mismos su camino.

“Nuestros niños recibirán y algo de dinero, por lo que nunca estarán mal”, dijo en su día Bill Gates en unas declaraciones recogidas por el Daily Mail. Ese “algo de dinero” al que se refiere es un total de 10 millones de dólares (8,73 millones de euros) para cada uno, una cifra desorbitada para la mayoría de ciudadanos pero que, teniendo en cuenta que es uno de los hombres más ricos del mundo, se trata en su caso de una cantidad ínfima de dinero. Así, se asegura que vivan de manera más que holgada, pero al mismo tiempo evita que una fortuna como la suya “distorsione todo lo que puedan hacer”.