1. home
  2. /Economía

Adiós a la calefacción central a partir de 2023: ¿y ahora qué debo hacer?

Casi un millón y medio de viviendas se verán obligadas a instalar contadores individuales

2 Minutos de lectura
Calefacción central

La calefacción central desaparecerá en mayo de 2023, lo que obligará a que todas las viviendas tengan contadores individuales

© GettyImages

Tras años de intenso debate entre los sectores energéticos, económicos y políticos, la calefacción central de los hogares en España ya tiene fecha de caducidad: el mes de mayo de 2023. Ese es el plazo que se ha fijado para eliminar este tipo de instalaciones en las viviendas y sustituirlas por contadores individuales. Una medida que afectará a 1,4 millones de hogares obligados a alterar la instalación para cumplir con la nueva normativa. Ante este cambio, hay muchos ciudadanos afectados que se preguntan: ¿qué debo hacer para cumplir con la nueva regulación? ¿Cuáles son las excepciones?

Calefacción
Casi un millón y medio de viviendas en toda España se tendrán que adaptar a la nueva normativa e instalar contadores individuales ©GettyImages

Si bien se trata de un Real Decreto que todavía está en fase de construcción, puesto que no se pondrá en marcha hasta el 2023, ya se conocen algunos detalles que pueden despejar las dudas más importantes de los usuarios. En primer lugar, los edificios obligados a instalar los contadores individuales son aquellos que fueron construidos antes de 1998, puesto que todos los fabricados posteriormente ya cuentan con esta instalación por ley.

Por otro lado, uno de los puntos fundamentales que se destaca en la normativa es que, para que la calefacción central de un edificio se elimine, debe ser económicamente rentable para el mismo. Es decir, todas las comunidades de vecinos deberán solicitar un estudio para ver si el cambio de instalación es viable, con el plazo de 4 años como tiempo máximo para que los contadores individuales estén amortizados. En el caso contrario, se considerará que no es rentable para las viviendas y el edificio estará exento de llevar a cabo este cambio.

Como alternativa para aquellos edificios a los que no les resulte viable la instalación, se plantea la colocación de repartidores en cada radiador que puedan medir las unidades de consumo de los hogares y hacer una media para dividir los costes entre los vecinos. Otra de las excepciones estará vinculada con aquellas personas que vivan en las zonas más cálidas del país, como son los residentes en los archipiélagos y el litoral mediterráneo (zona de Levante, Guadalquivir, Ceuta y Melilla), los cuales tampoco deberán cumplir con esta medida.

Calefacción
Se prevé que la desaparición de la calefacción central suponga un ahorro de un 24 por ciento de media en cada vivienda ©GettyImages

¿A qué se debe este cambio?

Uno de los motivos principales es la necesidad de reducir el consumo de los ciudadanos y la contribución a la sostenibilidad medioambiental. De hecho, se prevé con esta medida un ahorro de un 24% en cada vivienda, una gran noticia de hacerse realidad en un contexto donde el precio de la factura de la luz lleva alcanzando máximos históricos durante los últimos meses. Así, la calefacción central de nuestros hogares será historia a partir de 2023.

tags: