1. home
  2. /Economía

Stefan Mandel, el matemático que ganó 14 veces la lotería con una técnica infalible

Manejó algunas estadísticas, pero su método es tan sencillo que podría aplicarlo cualquiera

2 Minutos de lectura
Billetes de lotería

Solo en su país, Rumanía, Mandel ganó en 12 ocasiones primeros premios de la lotería

© GettyImages

El matemático Stefan Mandel tenía claro que quería ganar la lotería. Sí, como todos, pero él se lo tomó muy en serio y logró premios millonarios nada más y nada menos que 14 veces. ¿Cómo? Pues usando una técnica infalible y no demasiado complicada para quienes son ajenos a las matemáticas: comprando el mayor número de boletos con diferentes combinaciones. Como eso requería un desembolso muy grande de dinero, propuso a varios amigos formar con él una sociedad de inversión para poder hacer las compras de cantidades ingentes de décimos: la jugada fue todo un éxito.

Como aun así, era un gasto inviable, Mandel echó cálculos. Lo primero fue comprar tickets solo en aquellos juegos cuyo primer premio fuera tres veces mayor que las posibilidades de ganar. Con eso tampoco era viable comprar todos los boletos, por lo que apostó no tanto por el primer premio como por segundos premios; así, acertado 5 de 6 números de una misma combinación ya podría embolsarse una cantidad millonaria que compensara con creces la inversión realizada.

La primera ocasión, en los años 50, ganó 70.000 leu rumanos, lo que equivale, al cambio actual, a algo más de 14,000 euros, cifra que hoy en día no es ni mucho menos millonaria, pero que en aquella época era un capital, puesto que triplicaba su salario de un año entero. Las ganancias se repartieron a partes iguales entre todos los que habían comprado los tickets y, dado el éxito, siguieron invirtiendo.

Con este método, ganó hasta en 12 ocasiones primeros premios en su país, Rumanía, a los se sumarían los de las loterías de otros países, como Australia o Estados Unidos, a los que emigró cuando ya se había convertido en millonario. En Australia, además, comprobó que comprar el número total de combinaciones posibles era una cantidad de dinero menor que el primer premio, por lo que allí lo tuvo más fácil, por lo que también ganó, al menos, un premio gordo.

Después se trasladó a Estados Unidos, donde se embolsó 30 millones de dólares (casi 26 millones de euros) tras ganar el premio más grande en uno de los sorteos, pero también seis segundos premios y 132 terceros premios. Tanto ganó que comenzaron a investigarlo la CIA y el FBI, que estuvieron detrás de él durante años, hasta que finalmente pudieron contrastar que no había infringido ninguna ley y que su juego era limpio.

En medio de la investigación, Madel decidió cambiar de nuevo de país y se marchó a Israel, donde continuó con este peculiar trabajo que ya le había reportado toda una fortuna. De nuevo allí fue investigado y esta vez no tuvo tanta suerte y fue condenado en 2004 a 10 meses de prisión, pero no llegó a cumplir la pena porque huyó.

En cualquier caso, con un capital millonario en su bolsillo, el economista rumano se retiró y no se tiene noticia de que juegue a la lotería desde hace años (al menos no de este modo profesional). Ahora la prensa internacional lo sitúa en la isla de Vanuatu, en el Pacífico Sur, disfrutando de todo el dinero ganado en las décadas anteriores y llevando una vida tranquila.

tags: