1. home
  2. /Economía

Hijo de un ferroviario y leonés (no gallego): los orígenes de Amancio Ortega

Las raíces familiares del fundador de Inditex, clave en sus primeros pasos como empresario, con los que sentó los cimientos para crear una de las mayores fortunas del mundo

2 Minutos de lectura
Fundador de Inditex

Amancio Ortega (en la imagen, junto a su hija Marta) es el hombre más rico de España y el 13º del mundo

© GettyImages

Amancio Ortega, el hombre más rico de España y el 13º del mundo (según Forbes), es una de los rostros más populares de nuestro país, pero al mismo tiempo es también un gran desconocido. En torno a su figura se ha forjado casi una leyenda como el gallego más universal. Lo que no todos saben es que, en realidad, no es gallego, sino leonés, aunque Galicia sí es la tierra en la que dio sus primeros pasos profesionales, creando, junto a su primera mujer, Rosarlía Mera, lo que sería el germen de Zara.

Amancio Ortega
El padre de Amancio Ortega era un ferroviario destinado en Busdondo, un pequeño pueblo leonés en el que fundador de Inditex nació ©EuropaPress

Nacido en el seno de una familia humilde, hijo de un ferroviario, Ortega es el vivo ejemplo de millonario por mérito propio. Su padre trabajaba en Busdongo, un pequeño pueblo de montaña en León, cuando él vino al mundo. Muy poco después, la familia se trasladó a Guipúzcoa, en concreto, a Tolosa, después de que ascendieran a su padre a jefe de estación. Solo tenía tres meses de vida cuando se mudó, por lo que no tiene recuerdos de su época en León. Tampoco debe de tenerlos, o al menos no muchos, de su paso por el País Vasco, puesto que poco después fue cuando los Ortega se mudaron en Galicia, donde ya se establecerían para siempre.

Allí Amancio conoció a la que sería su primera mujer, Rosalía, con quien tuvo dos hijos, Sandra y Marcos. Juntos crearon también una pequeña empresa, Goa Confecciones, que se dedicaba a elaborar albornoces y batas. Todo era más de andar por casa, incluido el nombre, que son las iniciales del fundador pero al revés (Amancio Ortega Gaona), pero la admirable visión empresarial del entonces matrimonio acabó convirtiendo a la fábrica familiar en una de las mayores compañías textiles del mundo.

Tan solo tres años después de fundar Goa Confecciones, Ortega y Mera abrieron la primera tienda de Zara en el centro de La Coruña. El nombre elegido había sido otro: Zorba, en honor a la novela ‘Zorba, el griego’, cuyo protagonista es un intelectual inglés que abandona su monótona rutina tras conocer al personaje que da título al libro y que le lleva al lado más pasional y alegre de la vida. Quizás era eso lo que se quería transmitir con el nombre de la tienda, pero Amancio Ortega decidió cambiarlo en el último momento al comprobar que había un bar muy próximo que se llamaba así.

Amancio Ortega con su mujer, Flora Pérez
Ortega se casó en segundas nupcias con Flora Pérez, matrimonio fruto del cual tuvo a su hija Marta ©GettyImages

El de Zara fue elegido casi al azar, pensando en cómo optimizar las letras que ya se habían encargado para poner en lo alto del establecimiento. Hablaron con las personas que hicieron el letrero y, con este nuevo nombre, solo había que elaborar una nueva letra, de modo que así sería menos costoso. Lo que no se imaginaban (o quizás sí) es que Zara llegaría a ser una de las palabras más conocidas de todo el planeta.

En su escaparate se podían ver prendas similares a las de alta gama pero a bajo precio, así que el éxito llegó pronto. Todo lo que vino después (nuevas marcas textiles, como Stradivarius, Massimo Dutti, Berskha, Oysho… que derivaron en Inditex, a la que se sumaría el imperio inmobiliaro Pontegadea) ya es historia con la que Amancio Ortega y sus hijas Sandra y Marta (esta última, fruto de su matrimonio con Flora Pérez) son algunas de las personas más ricas de todo el mundo.