1. home
  2. /Economía

Muere a los 58 años Brian Goldner, el hombre que manejaba los hilos del mundo de los juguetes

Dirigía Hasbro, fabricante del Monopoly y de la plastilina Play-Doh (entre muchos otros), y era el todopoderoso productor ejecutivo de los dibujos de Peppa Pig

2 Minutos de lectura
CEO de Hasbro

A Brian Goldner le diagnosticaron cáncer de próstata en 2014, pero ha seguido trabajando sin parar hasta dos días antes de fallecer, cuando se cogió la baja laboral

© GettyImages

Brian Goldner, CEO de la compañía de juguetes Hasbro, ha muerto a los 58 años a causa del cáncer de próstata que se estaba tratando desde 2014. Casado y con una hija, la historia de su vida está marcada por grandes contrastes: por un lado, alcanzó el éxito más absoluto en el plano profesional, pero por otro, sufrió una gran tragedia en el personal con la muerte de su hijo Brandon por consumo de estupefacientes. Ocurrió justo un año después de que a él le diagnosticaran el cáncer y, a pesar del enorme sufrimiento, Goldner siguió brillando al frente de las jugueteras del mundo, a la que hizo seguir creciendo cuando sus grandes competidores (Toys’R’Us y Mattel) se declaraban en bancarrota.

CEO de Hasbro
Goldner junto a su mujer, Barbara, y su hija, Brooke, en 2011, unos años antes del fallecimiento de su hijo, Brandon ©GettyImages

No en vano Forbes lo incluyó en su ranking de líderes corporativos más innovadores de Estados Unidos. Se incorporó a Hasbro (fabricante del popular Monopoly, de la plastilina Play-Doh y de My Little Pony, entre otros) como director de juguetes y juegos en el 2000 y, ocho años después, asumió el cargo de CEO, desde donde hizo llegar a la compañía a cotas casi inimaginables hasta entonces. Cuando Goldner llegó, la empresa únicamente se dedicaba a fabricar juguetes cuyo éxito dependía de ideas de otros y de licencias, como los muñecos de Gi Joe y de Pokémon, de enorme popularidad en los 80 y en los 90.

Como directivo, lo primero que hizo fue deshacerse de las fábricas, de modo que externalizó la producción. Lo segundo fue incluir las historias en el negocio: así, trabajó mano a mano con Steven Spielberg en la película ‘Transformers’, que se estrenó en 2007 y de la que ambos eran productores ejecutivos. Desde los primeros pasos del proceso de producción se tuvo en cuenta el diseño de las figuras de acción de cara al merchandising. La estrategia fue redonda, puesto que el film fue todo un éxito en taquilla y, en consecuencia, también lo fueron los ‘transformers’ de juguete.

Pero la idea más brillante vino con la compra, por parte de Hasbro, del estudio Entertainment One, propietario de la archiconocida serie de dibujos animados ‘Peppa Pig’. Goldner firmó la operación, de 4.000 millones de dólares (unos 3.460 millones de euros), pero confiaba plenamente en rentabilizarla y así fue. Además de los ingresos propios de la serie, Hasbro comercializa los juguetes de la serie y sin depender de licencias externas.

New York Premiere of "Transformers: Age of Extinction"
Uno de los primeros grandes éxitos al frente de Hasbro fue trabajar mano a mano con Steven Spielberg en la película ‘Transformers’ ©GettyImages

Otra de sus jugadas maestras tuvo lugar en 2014, cuando logró arrebatar a Mattel la licencia para fabricar muñecas inspiradas en las princesas Disney. El resultado es que, en 2017, Hasbro consiguió una cifra récord de ingresos: nada menos que 5.200 millones de dólares (casi 4.500 millones de euros), justo un año antes de que Toys’R’Us desapareciera en Estados Unidos y de que Mattel perdiera más de 530 millones de dólares (casi 460 millones de euros).

Nacido en Long Island, en el estado de Nueva York, era hijo de un ingeniero electrónico que acabó convirtiéndose en inversor. Quizás de él adquiera su gran pasión por la tecnología y aprendiera cómo ejecutar ciertos movimientos empresariales; la cuestión es que Brian Golder era, según lo define Forbes, “un hombre de energía ilimitada” al que ni el cáncer logró parar. Siguió trabajando sin descanso siete años después del diagnóstico. Se había cogido la baja laboral tan solo dos días antes de fallecer.