1. home
  2. /Economía

Andres, el niño que caminaba descalzo y ahora es empresario de éxito vendiendo chanclas

Ha logrado sacar a su familia de la pobreza gracias a una espectacular habilidad con sus manos de la que se han hecho eco medios de comunicación de todo el mundo

1 Minuto de lectura
Niño que ha sacado a su familia de la pobreza vendiendo chanclas

Cuando a Andrés le robaron las chanclas, tuvo que hacerse unas él mismo porque no podía comprar otras y el resultado fue tan espectacular que ha montado un negocio de éxito vendiendo este calzado

© Andrés López

A sus 14 años, Andrés López se las ha ingeniado para sacar adelante a su familia. Vive en Bolívar, Venezuela, junto a su madre, Carla, su hermano de 17 años y su abuelo, un carpintero español que emigró al país hace décadas. La madre padece una anemia severa que le impide trabajar, por lo que pasaban serias dificultades en casa en época de escasez, pero la fortuna quiso que a Andrés le robaran sus chanclas. Sí, afortunadamente, porque ese acontecimiento aparentemente sin importancia cambió el rumbo de su vida y la de los suyos.

Perder su calzado sí era importante para este adolescente que no tenía dinero para comprarse unas sandalias nuevas, así que se fue al taller de carpintería de su abuelo, cogió un poco de caucho de unos viejos neumáticos y se hizo unas él mismo. “Quedaron bien y pensé en que las podía vender”, dice el chico en unas declaraciones recogidas por la BBC.

Se propuso mejorar su técnica observando a un vecino que también elaboraba chanclas y viendo vídeos en Youtube. Su creatividad y su habilidad con las manos, heredadas de su abuelo, hicieron el resto. Cuando la persona adecuada vio su trabajo, todo cambió. Andrés y su madre le regalaron un par de chanclas a su pediatra, la doctora María, para que se las diera a algún niño que las necesitara. Unos días más tarde, la médico llamó para encargar 30 pares más que ella compraría para donarlos.

Además, subió una publicación a su perfil de Instagram y, de la noche a la mañana, la historia de Andrés se había hecho viral. Recibió más encargos y se hicieron eco de su brillante idea medios de comunicación internacionales de la talla de la BBC o de Independent. Desde entonces, no ha parado de hacer sandalias y ya ve con ilusión su futuro como empresario, aunque, eso sí, con lo que él sueña es con ser jugador de béisbol profesional. Todo es proponérselo.