1. home
  2. /Economía

La leyenda del marajá de la India y los seis Rolls-Royce que usó como camión de la basura

Al parecer, Sir Jai Singh Prabhakar fue a visitar un concesionario de la marca y el trato no fue el adecuado

2 Minutos de lectura
Marca británica de coches de lujo

El marajá se vistió como un ciudadano más y visitó uno de los concesionarios de Rolls-Royce en Londres

© GettyImages

Cuando uno piensa en Rolls-Royce es inevitable asociar a la marca británica de automóviles con el lujo; no en vano, ellos mismos se definen así. Razón por la que cuesta imaginar que alguno de sus exclusivos (y caros) modelos sea destinado a labores de limpieza municipal. Ese es, principalmente, el punto de partida de una leyenda que rodea a Rolls-Royce y a un marajá de la India.

En esta historia no están definidos los límites de la realidad y del mito, pero el inicio apunta a una fotografía de los años veinte. En la citada imagen es posible ver un vehículo que ha sido equipado con un par de escobas delanteras, pero no es un Rolls-Royce y nadie sabe a ciencia cierta para que se colocaron esos cepillos. Sin embargo, este par de ingredientes, con el paso del tiempo, dieron forma a una curiosa historia… que, incluso, tiene varios protagonistas: el Príncipe de Bharatpur, el marajá de Patiala o el de Alwar.

Una visita de incógnito

Este último, Sir Jai Singh Prabhakar, al parecer, viajó a Londres en 1920. Cuando llegó a la capital del Imperio Británico (recordemos que India era una de sus colonias) decidió conocerla… pasando desapercibido. Se vistió como un ciudadano más y se topó con uno de los concesionarios en los que Rolls-Royce vendía sus modelos. Según cuentan, el trato que le dispensaron fue algo despectivo y el marajá decidió tomarse la justicia por su mano.

El marajá de Alwar solicitó a sus trabajadores que organizaran una visita al citado establecimiento e hizo especial hincapié en que recalcasen la importancia de su cargo. La situación fue completamente opuesta a la que vivió cuando estuvo en el concesionario sin toda la pompa real: cuentan que, además de recibirle con todos los honores, extendieron, incluso, una alfombra roja.

Marca británica de coches de lujo
Para pedir disculpas, la marca británica mandó otros tantos modelos que no terminaron barriendo las calles ©GettyImages

Seis Rolls-Royce

Fueron seis los modelos que llamaron la atención de Sir Jai: los probó, los compró y pidió a Rolls-Royce que los enviaran a Alwar. Una pequeña flota de vehículos dotada con todo tipo de lujos y exclusividades que, además, se confeccionan a mano… y que acabó formando parte del equipo de limpieza de Nueva Delhi. Sir Jai Singh Prabhakar pidió a las autoridades locales que los empleasen para recoger la basura de la ciudad… aunque no hay fotografías que certifiquen la petición.

Evidentemente, la noticia corrió como la pólvora y llegó hasta Londres: las ventas se resintieron y, según cuentan, Rolls-Royce buscó la manera de disculparse y de compensar al marajá de Alwar. Lo hizo mandando otras seis unidades de los modelos escogidos por Sir Jai que, en esta ocasión, no terminaron formando parte del servicio municipal de limpieza y recogida de basura.