1. home
  2. /Economía

El triste y paradójico final de Catherine Boone: falleció en la indigencia sin saber que tenía 730.000 euros en el banco

Al parecer su madre, con quien vivió hasta que falleció en 2016, le había dejado una cuantiosa herencia

2 Minutos de lectura
Falleció sin saber que tenía 730.000 euros

Desde que perdió a su madre, sus problemas de salud mental y con las drogas se acentuaron

© GettyImages

Cuando, en enero de 2020, Catherine Boone falleció a los 49 años debido a una serie de problemas respiratorios que se complicaron en exceso no sabía que tenía 730.000 euros en el banco. Puede parecer extraño si se desconocen algunos detalles de su vida: esta mujer, natural de Oregón (Estados Unidos), vivía en la calle y las autoridades no habían conseguido dar con su paradero para informarle de su situación económica real.

Tal y como ha explicado su padre en una entrevista concedida a KGW News, Catherine pasó sus últimos días en la calle como consecuencia de sus problemas con las drogas y su delicada salud mental. Durante mucho tiempo vivió con su madre, pero cuando ésta perdió la vida en 2016 las cosas cambiaron drásticamente para su hija. Todo apunta a que, en ese momento, Cathy (como la llamaban cariñosamente) recayó en el consumo de narcóticos.

Aquel fue el principio del fin: nunca supo que su progenitora había dejado una fortuna en el banco para ella. Sus familiares iniciaron, entonces, la búsqueda de Catherine: intentaron dar con ella a través de las redes sociales, de los medios de comunicación locales e, incluso, contrataron a un detective privado. Ninguna de las vías tuvo éxito y, además, tampoco dieron con el paradero de sus dos hijos biológicos. Las autoridades, por su parte, también llevaron a cabo sus propias pesquisas con idéntico resultado.

Falleció sin saber que tenía 730.000 euros
Según los medios locales, varios miembros de su familia habrían reclamado la herencia de Cathy ©Captura de pantalla de KGW News

Buscar a sus herederos

Sin ser consciente de que el banco le esperaban 730.000 euros, Cathy pasaba sus días entre los refugios destinados a gente sin hogar y las calles de la ciudad de Astoria. En 2019, un juez ordenó que su herencia se enviara al Departamento de Tierras de Oregón: este organismo es el encargado de gestionar el dinero que nadie reclama cuando los herederos lo rechazan o no consiguen localizarlos.

En el caso de Catherine, al no dar con ella en primera instancia, el siguiente paso es identificar a las personas que tienen derecho a recibir su herencia. Por ahora, según los medios locales, los 730.000 dólares habrían sido reclamados por varios miembros de su familia entre los que estarían sus hijos. Jack Spithill, su padre, ha lamentado que Cathy falleciera sin saber que tenía una oportunidad para salir de la indigencia y luchar contra sus problemas.

tags: