1. home
  2. /Economía

Coca-Cola y el día que estuvo a punto de perder su fórmula de la felicidad

La marca más famosa de bebidas gaseosas se tambaleó peligrosamente cuando decidió poner en marcha el Proyecto Kansas

2 Minutos de lectura
Young couple on Mission Beach, woman holding cola, San Diego, California, USA

El Proyecto Kansas experimentaba con nuevos sabores

© GettyImages

Todas las empresas que son reconocidas a lo largo y ancho del planeta tienen alguna historia detrás y Coca-Cola no iba a ser menos. Sus productos son mundialmente famosos, igual que su filosofía, muchos de los anuncios con lo que se ha promocionado… Lo que es un auténtico misterio es su esencia, la conocida como fórmula de la felicidad que un día estuvo a punto de desaparecer.

Nos trasladamos a los años 70. Después de una larga travesía por el desierto, Pepsi consiguió conquistar a la parte más joven de la población para comenzar su remontada frente a la indiscutible reina del sector. En la siguiente década, la distancia que separaba a las eternas rivales era de tan sólo el 3 por ciento.

Coca-Cola sintió la presión y cometió un fatídico error: reaccionar desmesuradamente. ¿Qué hizo? Hacer real el Proyecto Kansas: un plan que experimentaba con nuevos sabores. La compañía había llevado a cabo una encuesta y los resultados apoyaban esta decisión: al 75 por ciento de los consumidores les encantaba la nueva receta, al 15 por ciento les daba igual y sólo el 10 por ciento se mostró reacio al cambio. Sin embargo, esta minoría iba a ser clave.

Coca-Cola logo seen in Midtown Manhattan
La presión de Pepsi le hizo tomar una mala decisión ©GettyImages

La New Coke

A pesar de ser el grupo más pequeño, su presión sobre el resto fue la más grande. La New Coke llegó al mercado el 23 de abril de 1985 y en aquel momento ya tenía una buena colección de críticas negativas. A la opinión de los clientes, se unió la de los medios de comunicación y la campaña de desprestigio se convirtió en una bola de nieve que no paraba de crecer.

Mientras la felicidad de la receta de Coca-Cola se diluía, Pepsi aprovechó para hacerse fuerte. No sólo se burló de su rival en el mundo de la publicidad, también recogió a todos esos consumidores descontentos y las cuotas de mercado se igualaron. El evidente resultado es que las ventas de la marca de Atlanta empezaron a bajar: según las encuestas internas, la New Coke pasó de tener una aceptación del 70 por ciento de aceptación a lograr apenas un 13 por ciento.

Low Angle View Of Man Drinking Cola Against Sky
Las ventas bajaron tanto que el futuro de la empresa estuvo en peligro ©GettyImages

Volver al origen

La reacción llegó tres meses después y aunque parezca demasiado tiempo, lograron mantener el equilibrio. El presidente de Coca-Cola admitió el error que habían cometido y anunció que volverían a utilizar la fórmula original. Lo hizo después de que a marca hubiera perdido gran parte de su crédito… y unos 72 millones de euros en stock e investigación.

Había quedado claro que cambiar su famosa y secreta receta de la felicidad para dar un golpe de efecto al mercado, en esta ocasión, no había sido una buena idea. Y es que, a veces, en los negocios lo más adecuado pasa por no tocar aquello que funciona.

tags: