1. home
  2. /Economía

Singapur lanza sus cruceros ‘a ninguna parte’ con el fin de reactivar el turismo

Esta inusual forma de surcar los mares es un recurso de algunas navieras que buscan recuperarse de las pérdidas millonarias durante el confinamiento

2 Minutos de lectura
Crucero, en Singapur

Los pasajeros deberán someterse a pruebas de coronavirus antes de subir a bordo

© GettyImages

Durante el confinamiento a causa de la pandemia por coronavirus, las pérdidas en la industria del turismo naviero han sido millonarias, por lo que reactivar las actividades en el sector no será una tarea fácil, sin embargo, Dream Cruises, una compañía naviera de Singapur parece haber encontrado una estrategia que podría ayudar al sector a recuperar un poco de lo perdido. Se trata de una inusual forma de vivir la experiencia a bordo de un crucero que consiste en que los usuarios viajen “a ninguna parte”, que tal y como su nombre indica, se refiere a regresar al mismo puerto del que zarpen.

De acuerdo con la agencia Reuters, el barco que la compañía asiática ha elegido para este tipo de viajes es el World Dream, una embarcación de 335 metros de largo que operará a la mitad de su capacidad y en la que, antes de abordar, los pasajeros deberán someterse a pruebas que detecten si están libres de coronavirus o no. La naviera también ha informado que contará con las más estrictas medidas de seguridad para evitar contagios dentro del barco y hacer que la experiencia de los viajeros sea segura y los haga olvidarse por un momento del confinamiento.

Los viajes solo estarán disponibles para residentes de Singapur
Los viajes solo estarán disponibles para residentes de Singapur©GettyImages

Las medidas de seguridad a bordo de los cruceros ‘a ninguna parte’

Los cruceros especiales, también llamados “viajes de ida y vuelta”, solo estarán disponibles para residentes de Singapur. A quienes ya han decidido viajar, se les ha pedido que durante su estancia en el barco cuenten en todo momento con un dispositivo electrónico de seguimiento de contactos, lo que les permitirá conectarse entre pasajeros y alertar a otros usuarios en caso de comenzar a presentar malestares o síntomas sospechosos de la enfermedad por coronavirus. Además, la naviera ha compartido que no habrá servicio de buffets de autoservicio con el fin de que los viajeros no estén en contacto con personas que no sean parte de su grupo de acompañantes.

Además, el crucero tendrá un aforo limitado de 1400 pasajeros (lo que significa que estará a un 50% de su capacidad) y la tripulación deberá superar un periodo de cuarentena de 14 días antes de comenzar la experiencia. Michael Goh, presidente de Dream Cruises, ha dicho que si incluso con todas las precauciones tomadas por el personal naviero, se dieran casos de contagio, la tripulación está preparada para responder ante cualquier señal de infección. En este sentido, destaca la importante reforma hecha a las instalaciones médicas, que han sido adaptadas con unidades de prueba y aislamiento, en caso de ser necesario.