Fusión de Bankia y Caixabank a la vista: ¿cómo afectará a sus clientes?

Presentamos los cambios que pueden sufrir las condiciones de las cuentas bancarias, las tarjetas o las hipotecas con alguna de las entidades

2 Minutos de lectura

04 de Septiembre 2020 / 19:56 CEST

CaixaBank y Bankia

Bankia y Caixabank han anunciado este viernes la intención de fusionarse antes de que acabe el año

© EuropaPress

Este viernes se ha dado a conocer la intención de Bankia y Caixabank de fusionarse. El anuncio ha sido tan bien recibido por economistas e inversores que las acciones de las dos entidades (que son la tercera y la cuarta de mayor peso en nuestro país) se han disparado en Bolsa: Bankia ha subido casi un 33 % y Caixabank, más de un 12%, pero… ¿qué pasa con sus clientes?

La operación –que, si todo va bien, se llevará a cabo antes de que acabe el año- daría lugar a un nuevo banco y, como tal, establecerá sus propias condiciones para hipotecas, préstamos, tarjetas… Y sí, algunas cosas podrían cambiar para quienes ahora tienen algún producto contratado. Así es como les puede afectar:

1. Las tarjetas de débito y de crédito

Pueden cambiar las condiciones en el uso de las tarjetas y pasar a cobrarlas (en caso de que fueran gratuitas) o modificar el precio que se paga al año por las mismas.

2. Hipotecas o préstamos

La hipoteca como tal se mantendrá tal cual se haya firmado en el contrato hipotecario: no pueden establecer nuevo plazos, ni cuotas, ni tipos de interés, y lo mismo ocurre con los préstamos. Sí hay, sin embargo, otras cuestiones relacionados con la hipoteca que son susceptibles de modificarse, como los seguros y la cuenta bancaria asociados a ella.

3. La cuenta bancaria

Como decíamos, sus condiciones pueden cambiar ya sea una cuenta nómina o de cualquier otra modalidad. Si se trata de una cuenta hipotecaria abierta con el único fin de pagar la hipoteca y está reflejada en el contrato firmado con la entidad, las comisiones o la exención de las mismas no podrán ser distintas a las fijadas.

Tarjeta de CaixaBank
Las condiciones de las tarjetas y de otros productos bancarios podrían cambiar, aunque no necesariamente implicaría una subida de precios©EuropaPress


En cualquier caso, los posibles cambios no ocurrirán de inmediato. Se avisaría a los clientes de ambas entidades con tiempo suficiente y no estarían obligados a seguir con el contrato del producto bancario.

Es importante también tener en cuenta que las modificaciones que pudiera haber tampoco implicarían necesariamente una subida de precios. En el caso de que una entidad absorba a la otra y se generalicen sus condiciones, éstas pueden ser más favorables para el usuario que las que tenía con el otro banco.