Howard Schultz o cómo construir un imperio cafetero de más de 23.000 tiendas repartidas por todo el mundo

Su historia de éxito sirve de inspiración a emprendedores de todo el mundo

3 Minutos de lectura

03 de Septiembre 2020 / 18:34 CEST

Howard Schultz, el CEO que hizo crecer Starbucks

Howard Schultz, el CEO que hizo crecer Starbucks y que hoy es presidente emérito de la compañía

© GettyImages

En 1971, la venta de máquinas cafeteras y granos de café era el giro de Starbucks, hasta que Howard Schultz visitó por primera vez su entonces única tienda en Seattle (Washington, Estados Unidos) y se puso manos a la obra para convertirla en el gigante que es hoy. En cuanto Schultz conoció Starbucks, insistió en tener una reunión con sus fundadores, Gerald Baldwin, Zev Siegl y Gordon Bowker, para hablarles del potencial que él veía en la compañía. Consiguió la entrevista y 30 años después era multimillonario.

Un vendedor de orígenes humildes

Nacido en el barrio de Brooklyn de la ciudad de Nueva York (Estados Unidos), Howard creció en medio de un sinfín de carencias que lo llevaron a trabajar desde muy joven en todo tipo de empleos con el objetivo de ayudar en casa y más tarde pagarse los estudios universitarios.

Ser camarero, trabajar en una estación de esquí e incluso tener que vender su sangre, fueron algunos de los empleos que lo ayudaron a concluir la Licenciatura en Comunicación en la Universidad de Northern Michigan en 1975. Un año después consiguió su primer trabajo como vendedor y tres meses más tarde lo dejó para irse a Hammarplast, una empresa de artículos para el hogar en donde hizo carrera hasta llegar al puesto de director general.

Estando en la compañía de artículos para el hogar, conoció a los fundadores de Starbucks, con los que estuvo en contacto hasta conseguir que en 1982 le propusieran el puesto de director de ventas y marketing, habilidades que en ese momento ya eran respaldadas por su currículum. Lo contrataron y el destino de Starbucks comenzó a cambiar.

La inspiración que nació en Europa

El neoyorquino viajó a Milán (Italia), en donde conoció un concepto completamente diferente de cafeterías que lo hizo inspirarse y regresar a los Estados Unidos con su idea más innovadora: hacer de Starbucks un lugar en el que las personas pudieran tomar café, reunirse y ser llamadas por su nombre, así como lo había visto en Italia.

Los entonces dueños de la tienda de café rechazaron rotundamente su idea. No concebían la idea de que un café no fuera hecho y bebido en casa, por lo que consideraban que las necesidades de los americanos estaban cubiertas con la venta de máquinas y granos. Howard pensaba muy diferente, tanto que en 1985 renunció.

Como buen emprendedor, Schultz se fue de Starbucks e inició su propio negocio cafetero, con el concepto tal cual lo había imaginado. Abrió ‘Il Giornale’, cafetería con la que comprobó que no estaba equivocado y que efectivamente, los americanos estaban ávidos de un sitio en el que pasar una rato tranquilo tomando café y, como era de esperar, en dos años ya era millonario y en 1987 volvió a por Starbucks. La compró por 3,8 millones de dólares (cerca de 3,2 millones de euros).

Howard Schultz
Starbucks es a día de hoy el principal proveedor del mejor café del mundo, con más de 23.000 tiendas en 67 países©GettyImages

Para ese año, Starbucks ya había crecido y ya había seis tiendas repartidas por Estados Unidos, pero aquel concepto que tenían y que Schultz consideraba antiguo desapareció y comenzó la renovación total, enfocada a convertirse en una experiencia completamente diferente para los clientes.

Cinco años después, en 1992, con 65 tiendas, los ingresos de Starbucks ya llegaban a los 93 millones de dólares (cerca de 78 millones de euros). Y así se continuó abriendo cafeterías y aumentando los ingresos como la espuma. En el 2000, Starbucks ya tenía tiendas en todo el mundo y sus ingresos habían llegado a los 2.200 millones de dólares (más de 1.800 millones de euros) al año. Nada mal para sus primeros 13 años en manos de Howard Schultz.

A día de hoy, Starbucks es el principal proveedor de café del mundo, con más de 23.000 tiendas en 67 países y una facturación anual que supera los 16.000 millones de dólares (más de 13.300 millones de euros).

A día de hoy, el CEO de Starbucks es Kevin Johnson y Howard Schultz es presidente emérito desde 2018, año en el que decidió dejar de ser presidente ejecutivo de la compañía para dedicarse a la política.