De vivir en la calle a ganar una millonada lavando coches: la ejemplar historia de Brian Hunt

Así es como ha conseguido una clientela de lo más selecta que le paga un mínimo de 4.000 euros por cada servicio

2 Minutos de lectura

03 de Septiembre 2020 / 17:17 CEST

Brian Hunt
De vivir en la calle a ganar una millonada lavando coches: la ejemplar historia de Brian Hunt © Brian Hunt Detailing

Briant Hunt vivía en la calle a finales de los 90. Hoy, a sus 45 años, la vida de este británico es radicalmente distinta. Cobra hasta 6.600 euros por lavar un coche, un servicio premium al alcance de muy pocos y en el que él es el mejor. Así al menos lo consideran clientes de la talla de Eric Clapton o Roman Abramovich, propietario del Chelsea, entre otros. ¿Cómo lo ha conseguido?

Con esmero y dedicación absoluta a su trabajo, aunque también con una importante dosis de buena suerte, no nos engañemos. No ha revelado cómo ni por qué acabó convirtiéndose en un sintecho, pero sí cómo consiguió salir de esta situación en la que la mayoría habría creído haber tocado fondo.

Primero encontró un empleo en un matadero, algo que no le debió de resultar nada fácil dadas sus circunstancias. Después, lo contrataron en una empresa de lavado de coches y fue ahí donde empezó a despuntar de manera sorprendente. “Trataba a los vehículos como si realmente fueran algo especial”, comenta al diario ‘The Sun’, “y obviamente se notaba en el producto terminado”.

Era tan patente el minucioso cuidado con el que lavaba los coches que pronto lo recomendaron para hacer lo propio en Ferrari. “La mejor recomendación es el boca a boca y la comunidad de superdeportivos es bastante pequeña”, comenta, “y muchos de ellos también tienen yates”, de modo que una cosa lleva a la otra y Hunt recibe en ocasiones el encargo de limpiar estas embarcaciones.

El primer yate cuya limpieza llevó a cabo fue el de Roman Abramovich, que lo llevó en avión nada menos que de Reino Unido a Panamá para tal fin. Una propuesta que probablemente nunca llegó a estar ni en sus mejores sueños, pero que ya, dos décadas después, no es algo tan excepcional.

“No soy rico haciendo esto”, explica Brian. El motivo es que los recursos empleados se llevan gran parte del presupuesto, pero vive de una manera más que holgada junto a su mujer y sus tres hijos gracias a un trabajo que le encanta. “Nunca pensé que me ganaría la vida de un modo tan cómodo”.

Brian Hunt limpia a menudo el deportivo personalizado de Jay Kay, cantante de Jamiroquai©GettyImages

Entre los vehículos que actualmente lava a menudo se encuentran el Ferrari verde personalizado de Jay Kay –el cantante de Jamiroquai- o los Maseratis de varios miembros del grupo ABBA. Sin duda, se ha hecho un nombre en un exclusivo sector gracias a un empleo por el que muy pocos apostarían para llevar una vida de lujo.

Él, por su parte, se volcó en hacerlo bien desde el primer momento sin mirar más allá. “Vivir en la calle fue muy difícil, pero luego cogí jabón y una esponja y no miré hacia atrás”. Si de una fábula se tratara, la moraleja de la historia de éxito de Brian Hunt es que el trabajo que se realiza con dedicación y pasión obtiene resultados (o así debería ser).