Se hace millonaria con la lotería y sigue (25 años después) trabajando en el supermercado

A pesar de tener un agotador turno de noche, tomó esta decisión, junto a su marido, por un motivo muy especial

1 Minuto de lectura

02 de Septiembre 2020 / 16:41 CEST

Elaine Thompson trabaja en un supermercado de Killingworth (Reino Unido)

© GettyImages

Elaine Thompson comienza su jornada laboral a las 2 de la madrugada. A sus 64 años, es desde hace décadas reponedora en un supermercado de Killingworth (Reino Unido) con este difícil horario. Como miles de personas en todo el mundo, sí, pero el suyo es un caso excepcional. ¿Por qué? Pues porque es millonaria desde que, en 1995, le tocaran 2,7 millones de libras (más de 3 millones de euros) en la lotería.

Elaine supo invertir bien su dinero y hoy en día podría permitirse el lujo de no trabajar, pero decidió no hacerlo por un motivo muy concreto: dar ejemplo a sus hijos. “Es importante que los niños te vean trabajando duro y entiendan que no obtenemos nada en la vida a menos que lo hagas”, tal y como recoge el periódico ‘Echo Liverpool’.

Cuando ella y su marido, Derek, se hicieron millonarios de la noche a la mañana los pequeños Gary y Karen tenían 5 y 10 años. Ambos tuvieron muy claro cómo iba a ser sus vidas a partir de entonces por el bien de la familia. Destinaron buena parte del dinero a los estudios de sus vástagos y adquirieron una casa para cada uno para que en el futuro no tuvieran que preocuparse de pedir hipotecas o pagar un alquiler.

Elaine y Derek ganaron un premio equivalente a 3,04 millones de euros en 1995©GettyImages


En medio, se permitieron algunos lujos, como comprar un coche nuevo y tres caballos de carreras, pero por lo demás todo continuó igual. Eso sí, se dan el capricho a menudo de cruzar el charco para viajar a Estados Unidos y pasar unos días de vacaciones en Las Vegas.

El resto, la rutina diaria, permaneció intacta. Y ese es precisamente el mejor regalo que han podido hacer a sus hijos (además, por supuesto, de garantizarles formación y una estabilidad económica).

No ha trascendido cuál es el empleo de Derek, pero Elaine tiene claro que hoy en día, con los niños ya convertidos en adultos, sigue como reponedora porque le gusta lo que hace y porque asegura que tiene “el mejor trabajo del mundo”.