1. home
  2. /Economía

De titiritero a excéntrico multimillonario: Guy Laliberté, el creador del Circo del Sol

A pesar de haber vendido hace años sus acciones de la compañía, ahora en quiebra, ha mostrado su intención de relanzarla

2 Minutos de lectura
Guy Laliberté, creador del Circo del Sol

Guy Laliberté vendió el 90 por ciento de sus acciones del Circo del Sol en 2015

© GettyImages

Guy Laliberté, dueño de una privilegiada mente creativa, herencia de su madre según palabras del propio empresario, creó el Circo del Sol, en 1984. Hoy, cinco años después de haber vendido el 90% de sus acciones de la compañía, Laliberté tiene una fortuna valorada en más de 900 millones de euros y un talento recién descubierto como DJ.

Laliberté (que además es la séptima persona en convertirse en turista espacial) se ha propuesto salvar de la quiebra al Circo del Sol, cuya actividad se detuvo al inicio de la pandemia de coronavirus, que agravó aún más la difícil situación que ya atravesaba.

¿La razón? Guy ha continuado ligado al Cirque du Soleil de una u otra forma. Después de haberse quedado con tan solo el 10% de sus acciones en 2015, Laliberté ha seguido aportando su visión creativa a la empresa y participando en la estrategia, lo que lo ha llevado a escribir en una carta dirigida a los medios, recientemente:

“He decidido hacer lo que me dicta el corazón, por lo que me encuentro integrando un equipo de inversores con el objetivo que apoyar al Circo del Sol”. El creador de la compañía circense más reconocida en el mundo, también expresó su intención de recomprar el Cirque.

Un hombre poco convencional

Guy nació en 1959, en Quebec (Canadá), ciudad en la que comenzó a trabajar desde muy joven siendo titiritero y acordeonista, empleo que le generaba ingresos considerables, pues era muy bueno y atraía al público con facilidad. En 1983, con 24 años, el Gobierno de Quebec lo invitó a ser el realizador de un espectáculo que conmemoraría el 450 aniversario del descubrimiento de Canadá, labor para la que tenía un presupuesto de 1,5 millones de dólares (más de 1,2 millones de euros). El nombre del espectáculo fue Le Grand Tour du Cirque du Soleil.

Laliberté pasó los siguientes cuatro años buscando financiación e inversores para hacer que el circo que había creado para el evento del Gobierno de Quebec encontrara un rumbo internacional. Finalmente, en 1987, Cirque du Soleil salió del país que lo vio nacer y voló hasta Los Ángeles (Estados Unidos). Se convirtió en un éxito desde su primera presentación desde el primer momento, haciendo que la inversión de quienes creyeron en el proyecto y de los ahorros de toda una vida del mismo Guy valieran la pena.

La fortuna de Laliberté creció como la espuma, llevándole a darse lujos que muy pocos se han podido permitir, como adquirir una isla privada o pagar por un viaje al espacio en 2009 que costó más de 30 millones de euros.

El Circo del Sol en quiebra

En 2015, a pesar de no confirmarse, varios medios aseguraron que la cifra que Laliberté recibió tras vender el 90% de sus acciones fue de 1.300 millones de euros, dejando una fuerte deuda al circo. Aunque los inversores estaban seguros de poder afrontarla, no ha sido así y la célebre compañía se declaró en quiebra el pasado marzo, con una deuda total de 815 millones de euros.

Actualmente, el gobierno de Canadá ha hecho un préstamo de 200 millones de dólares (167 millones de euros) gracias a los cuales el circo vuelve a tener raíces financieras, lo que podría seguir mejorando si Laliberté confirma su participación en el plan de salvación de la compañía, a la que según informes de su director ejecutivo, Daniel Lamarre, le quedarían al menos dos años para encontrar el equilibrio necesario y salir de la quiebra.