1. home
  2. /Economía

Hiroe Tanaka o cómo la receta perdida de su padre fallecido la convirtió en multimillonaria

Cuando se dio por vencida, un golpe de suerte en plena crisis financiera cambió su vida y la de su jefe

2 Minutos de lectura

El kushikatsu lleva carne y verduras rebozadas, que después se fríen y se acompañan con una salsa

© GettyImages

La historia de Hiroe Tanaka podría ser el argumento de una de las películas que salen de los estudios de Hollywood: pierde a su padre cuando solo tenía 21 años, tiempo después encuentra la receta secreta de la comida callejera que él le preparaba, toma el relevo, abre una cadena de restaurantes y se convierte en multimillonaria. No vamos a quedarnos solo con el tráiler: así es como Kushikatsu Tanaka Co se convirtió en un imperio de comida rápida.

Esta comida es típica de Osaka y consiste en un pincho de carne con verduras: se reboza, se fríe y se sumerge en una salsa. Era una de las comidas favoritas de Tanaka y es que su padre había pasado horas y horas perfeccionando su receta cuando no estaba trabajando como agente inmobiliario. Sin embargo, cuando falleció su hija pensó que las instrucciones para preparar aquel plato se habían perdido para siempre.

Un golpe de suerte

Tras este triste episodio, Hiroe puso rumbo a la universidad para estudiar literatura, pero no logró acabar la carrera. Empezó a trabajar como administrativa mientras invertía su tiempo libre en intentar reproducir la receta de su padre sin éxito alguno. A pesar de este pequeño fracaso, a finales de los 90 decidió dedicarse al mundo de la cocina: su primera parada fue uno de los restaurantes de Keiju Nuki.

A pesar de la crisis, Hiroi decidió abrir un restaurante con su exjefe en el que la especialidad sería el kushikatsu©GettyImages

Los años pasaron y Tanaka empezó a darse por vencida con el kushikatsu… hasta que llegó la crisis económica de 2008. Su jefe se vio obligado a cerrar el negocio e Hiroi no tuvo más remedio que hacer las maletas. Mientras revisaba sus posesiones encontró una nota de su padre: era la receta de su kushikatsu con todas las correcciones que había ido haciendo a medida que la perfeccionaba.

Un imperio de comida rápida

Junto a su jefe probó la receta… y funcionó. En un contexto que no invitaba al emprendimiento empresarial decidieron abrir un restaurante en una zona residencial alejada del centro de Tokio. Su plato estrella sería, por supuesto, el kushikatsu. Fue un éxito rotundo. En poco tiempo, las largas filas se convirtieron en algo constante, incluso de madrugada, y había tantas bicicletas que hasta los vecinos se quejaron.

El siguiente paso fue abrir más establecimientos: ahora tienen 146 locales repartidos por todo Japón y planean seguir ampliando esa cifra. Así es cómo Nuki, el presidente de la empresa, y Tanaka, la vicepresidenta, dieron forma a Kushikatsu Tanaka Co: un imperio de la comida rápida japonesa valorado en 68,7 millones de euros.