Katia y Hayley, las dos amigas que revolucionaron la compra de cosmética con una brillante idea

Tras graduarse en Harvard, crearon Birchbox, un servicio de suscripción mensual de productos de belleza que factura millones al año

2 Minutos de lectura

15 de Agosto 2020 / 11:26 CEST

Birchbox Celebrates The Opening Of The Birchbox Flagship Store In NYC

Katia y Hayley, las artífices de Birchbox

© GettyImages

Recibir cada mes en tu casa u oficina una cajita, personalizada, con una selección de cuatro o cinco productos de cosmética y belleza, así es el modelo de negocio de Birchbox, la empresa fundada por dos amigas hace ya casi 10 años y que revolucionó la forma de comprar cosmética. Esta compañía proporciona un servicio de suscripción mensual de productos de bellezas. A día de hoy, Birchbox está por todo el mundo, cuenta con más de un millón de suscriptores y factura millones. ¿Cómo consiguieron dos amigas alcanzar el éxito?

Hayley Barna y Katia Beauchamp son las artífices de este revolucionario modelo de negocio en el sector de la belleza. Ambas se conocieron al término de sus estudios en la escuela de negocios de Harvard y compartían su gusto por la cosmética, aunque una era más conocedora que otra del sector. Coincidían además en que comprar estos productos “era frustrante, ineficiente y confuso” porque era difícil decantarse por una opción entre las miles de novedades que había y también que comprarlos por primera vez en Internet no era una buena opción, además del elevado desembolso de dinero que se hace para adquirirlos.

Con este planteamiento surgió una de las ideas que ha revolucionado la compra de cosmética y que se basa en que los clientes “prueben, aprendan y compren” productos de belleza- que son muestras que anteriormente se regalaban- de una forma tan sencilla como la suscripción mensual para recibir una cajita con una selección de cosméticos. Los inicios de Birchbox no fueron fáciles, tal y como cuenta Katia en una entrevista con Entrepreneur: “Inicialmente fue complicado porque es un tipo de producto muy orientado a mujeres y los inversores son mayoritariamente hombres”. Aunque en el primer año las suscripciones se dispararon y consiguieron una inversión de 11,9 millones de dólares.

Con el paso de los años, la empresa fue expandiéndose al ver que su modelo de negocio triunfaba y las marcas de belleza se apuntaban cada vez más a ofrecer sus muestras en estas cajitas mensuales. Si en 2010 eran 6 empleados, el año pasado pasaron a 230 y el número de suscriptores alcanzó el millón.

Además, han traspasado el online inaugurando tiendas físicas en sitios como Nueva York y París, donde los clientes pueden personalizar sus propias cajitas con productos sin la necesidad de ser suscriptores.

Walgreens And Birchbox Host Launch Party To Celebrate New Way To Shop For Beauty
Tienda de Birchbox ©GettyImages

EL ÉXITO

Rodearse de un buen equipo, crear una empresa junto a tu mejor amiga y potenciar la comunicación así como el marketing, son algunas de las claves esenciales que tanto Katia como Hayley han dado a la hora de hablar del éxito de Birchbox. Pero hay una en la que enfatizan mucho y es en el Data. “Conocemos tanto a nuestros consumidores, lo que quieren, cómo consumen, que somos muy atractivos para las grandes empresas del sector y eso nos permite estar convencidos de que podemos seguir siendo Birchbox durante mucho tiempo”, asegura Karia.

¿CÓMO FUNCIONA Birchbox?

El cliente primeramente tiene que hacer un test de gustos, el tipo de pelo, etc... para que algunos de los productos coincidan con las carteristas y necesidades de ese cliente. Luego recibe cada mes su cajita y dan la opción de que si el cliente está satisfecho con uno de los productos pueda adquirirlo posteriormente en la página web de Birchbox.

Este modelo de negocio, por sencillo que parezca, revolucionó completamente la industria y al poco tiempo surgieron más empresas que facilitaban este mismo servicio de suscripción. E incluso fuera de la belleza y la cosmética, inspiraron una tendencia que se ha expandido a otros sectores como el de los snacks.