1. home
  2. /Economía

Una adolescente, alitas de pollo y la ayuda de Beyoncé: los ingredientes de una salsa millonaria

En las estanterías de muchos supermercados estadounidenses se encuentra Sienna, un acompañamiento que ha hecho rica a su creadora

2 Minutos de lectura
Su línea contiene productos de tres sabores

Su producto se vende en más setenta establecimientos de Estados Unidos, incluyendo Walmart

© Facebook: Sienna Sauce

Tyla-Simone Crayton es la persona que está detrás de la salsa Sienna, un aderezo al estilo barbacoa que se vende en más de setenta tiendas de Estados Unidos (incluyendo los famosos supermercados Walmart) y que el año pasado le generó unos ingresos de 163.000 euros. Tyla, por cierto, es una adolescente de 17 años.

Todo empezó en una de las reuniones que su madre, Monique, organizaba los miércoles por la noche: se habían quedado sin acompañamiento para las alitas de pollo. La solución llegó de la mano de su hija de ocho años: puso varios ingredientes al azar y crearon el aderezo que les faltaba. El éxito fue rotundo y así lo certificaron las numerosas reuniones familiares a las que siempre llevaban su producto estrella.

Durante mucho tiempo Tyla le pidió a su madre que le dejara vender su salsa, pero Monique solo cedió cuando su hija alcanzó la adolescencia. Corría el año 2017 y entre las dos montaron un restaurante en su propia casa, que promocionaron a través de las redes sociales y repartiendo panfletos: cada viernes vendían alitas con su propio aderezo. Los clientes hacían fila en su salón y los resultados les acompañaron: ganaron 40.000 euros.

Su línea contiene productos de tres sabores
A finales de 2020 estará disponible un servicio de suscripción ©Facebook: Sienna Sauce

Tres productos

El éxito fue lo que impulsó a Monique a aceptar la propuesta de Tyla: vender aquel acompañamiento que hacía las delicias de los consumidores. Un año después, en 2018, nacía la salsa Sienna… bautizada así por la ciudad en la que vivían: Sienna Plantation (Texas, Estados Unidos). La niña recibió un préstamo de 1.275 euros de su madre para comprar las botellas e imprimir las etiquetas.

El primer producto de su línea se llamó Tangy, pero sus clientes empezaron a pedir más opciones. Tras él llegaron uno más picante y otro con un toque de limón. El negocio empezaba a crecer mientras Tyla compaginaba sus estudios con su labor de CEO en la empresa que estaba gestando. A ella se incorporó su madre como directora de operaciones y como inversora, poniendo en el negocio de su hija todos los ahorros de su vida.

Su línea contiene productos de tres sabores
El primer préstamo se lo dio su madre y estuvo destinado a comprar botellas y pegatinas ©Facebook: Sienna Sauce

La ayuda de Beyoncé

La buena marcha de la salsa Sienna les permitió contratar a un fabricante que les permitiera aumentar la producción y para ello contaron con la ayuda de mil inversores, que llegaron en 2019 a través de una plataforma de micromecenazgo. No obstante, el impulso definitivo llegó de la mano de Beyoncé: la cantante anunció que destinaría las ganancias de ‘Black Parade’ a una serie de empresas entre las que estaba la de Tyla.

Con este apoyo, desarrollaron la página web, que se ha convertido en su mayor canal de ventas. Sus próximos planes pasan por aumentar su red de comercios e implementar un servicio de suscripción. A nivel personal, Tyla pretende acabar sus estudios, ir a la universidad y diseñar un programa de ayuda para transmitir sus conocimientos empresariales a la próxima generación.