La millonaria Sarah Winchester y su excéntrica (y misteriosa) mansión

Viuda de un rico empresario, mandó construir esta casa que es una de las más espeluznantes de los Estados Unidos

2 Minutos de lectura

09 de Agosto 2020 / 19:08 CEST

Winchester Mystery House

La millonaria Sarah Winchester y su excéntrica (y misteriosa) mansión

© GettyImages

Laberínticos pasillos, escaleras que no conducen a ninguna parte, puertas que dan al vacío y ventanales construidos en el suelo... son algunas de las características nada peculiares de la mansión Winchister, una casa excéntrica con su particular leyenda y que fue mandada construir por la rica viuda Sarah Winchester.

Hoy en día la casa, localizada en San José (California), está abierta al público y es un atractivo turístico. Tanto su historia como la de su dueña han sido llevadas al cine con Helen Mirren como Sarah Winchester en “Wincherter”.

La millonaria Sarah Winchester y la historia de su excéntrica (y espeluznante) mansión
Helen Mirren, a la izquierda, en la película ‘Winchester’, y Sarah Winchester, a la derecha, en una fotografía de la época ©CordonPress/Getty Images

Sarah nació el 1 de septiembre de 1839 en New Haven y a la edad de 20 años se casó con William Winchester, heredero de la compañía de armas Winchester Repeating. El matrimonio tuvo una hija que murió al poco tiempo de nacer y no volverían a tener más descendencia. En 1881 falleció su esposo lo que convirtió a Sarah en la heredera de una fortuna estimada en más de 20 millones de dólares, así como la mitad de la propiedad de la empresa de armas. Pasó así a ser una de las mujeres más ricas en su momento.

Antes de asentarse en California, decidió viajar durante tres años por el mundo y a su vuelta adquirió un terreno en el Valle de Santa Clara (ahora San José) que tenía una casa de campo. Contrató a un equipo de 20 carpinteros para dar inicio a un ambicioso proyecto que duró hasta el día de su muerte en 1922. La mansión Winchester cuenta con 160 cuartos, entre las que hay 40 habitaciones, más de 400 puertas, 17 chimeneas, dos salones de baile y 40 escaleras.

La estructura del edificio es también bastante atípica aunque se puede apreciar la variedad creativa y los distintos materiales y elementos. Sarah decoró intensamente toda la casa y de hecho muchas de las vidrieras fueron creada por encargo a Tiffany Company.

Hay habitaciones pequeñas dentro de otras más grandes, escaleras que no llevan a ninguna parte o que se detiene en el techo, puertas pequeñas y grandes que llevan a paredes o al vacío, incluso ventanas que dan adentro de la misma casa. El número 13 aparece repetido en varios lugares del hogar.

Esta casa también es un reflejo de que Sarah era una adelanta adelantada a su tiempo pues destacan muchos objetos tecnológicos como las luces de gas de carburo, tenía duchas, y tres tres ascensores. Era una pequeña ciudad dentro de esta propiedad.

Woman on Narrow Staircase at Winchester Mystery House
Una escalera que termina en el techo©GettyImages

LA LEYENDA

¿Por qué tantos cambios y peculiaridades tan inservibles para una casa? La leyenda cuenta que Sarah utilizó los servicios de una médium y le dijo que la familia estaba maldita a causa de las muertes causadas por las armas creadas por la compañía Winchester y le comunicó también que debía de construir una casa para albergar los espíritus atormentados y que no la finalizara nunca. Además, entre otro de los mitos está que los carpinteros trabajaban los siete días de la semana, parando solo cuando el terremoto de 1906 derrumbó varias de las plantas.

Sin embargo, esta leyenda ha sido desmentida por la biógrafa de Sarah, que apunta a que esta era una apasionada y aficionada a la arquitectura que usó esta afición en la construcción de su mansión y sus trabajadores siempre hablaban maravillas de su jefa.

En la actualidad la mansión Winchester es un Monumento Nacional en Estados Unidos y recibe miles de visitas al año.