Chris Martin pone a la venta por 4,6 millones de euros la lujosa propiedad que compró pensando en sus hijos

El líder de la banda británica Coldplay llevaba dos años siendo dueño de la imponente residencia que incluso tiene un teatro en su interior

1 Minuto de lectura

05 de Agosto 2020 / 12:45 CEST

Chris Martin, líder de la banda británica Coldplay

Chris Martin venderá la lujosa propiedad que compró pensando en sus hijos

© GettyImages

Poner en el mercado la lujosa propiedad que Chris Martin compró para sus hijos en 2018 no ha debido de ser una decisión fácil. Aun así y como los planes del cantante han ido cambiando con los años, la residencia ahora está disponible para quien haga la mejor oferta inmobiliaria, comenzando en 4,6 millones de euros.

La casa, que su día le costó al cantante 3,8 millones de euros, está en un área natural llamada Point Dume, en la costa de Malibú (California, Estados Unidos), una zona muy exclusiva debido a las espectaculares vistas al mar que cada propiedad tiene. La residencia, además de excelente localización, tiene un teatro con 99 butacas, oficinas y amplios espacios para la vida.

Chris Martin, durante su matrimonio con la actriz Gwyneth Paltrow, dividía su residencia entre Reino Unido y Estados Unidos, siendo el país norteamericano donde pasaba largas temporadas trabajando e incluso donde habilitaba sus propiedades para hospedar al resto de la banda y no interrumpir sus tiempos de grabación.

Comprar la enorme mansión con teatro incluido respondía a dos objetivos muy claros para Martin: que sus hijos, Apple y Roses, tuvieran un sitio para desarrollar sus habilidades artísticas, por un lado y, por otro, ayudar a la comunidad activa que el teatro tenía, ya que al comprarlo, el cantante se comprometió a mantenerlo y a dejar activas las representaciones que se llevaban a cabo allí.

Esta propiedad de 26.000 metros cuadrados no ha sido la única que el líder de Coldplay compró dentro de Malibú, ya que también en 2018, se hizo con la residencia que estaba al lado. Esta segunda la convirtió en casa de campo, con parcela incluida. Finalmente también la puso a la venta por 1,8 millones de euros, un millón menos de lo que el ex esposo de Gwyneth Paltrow pagó por ella.