Nusret Gökçe: el niño que tuvo que abandonar el colegio para trabajar y que ahora cocina filetes con polvo de oro

Apodado Salt Bae por su peculiar forma de preparar la carne, se ha convertido en uno de los chefs más famosos

2 Minutos de lectura

29 de Julio 2020 / 13:38 CEST

FRANCE-CANNES-FILM-FESTIVAL

Nusret Gökçe haciendo el gesto con el que arrasó en las redes sociales

© GettyImages

Nusret Gökçe, más conocido como ‘Salt Bae’, es uno de los cocineros más famosos del mundo… y también está entre los más ricos. A sus 36 años no solo colecciona millones de seguidores en las redes sociales, también en el banco: sus 16 restaurantes le han ayudado a dar forma a una fortuna personal de 42,5 millones de euros. Y como ocurre muchas veces, detrás de este éxito hay una interesante historia de lucha y superación.

Nusret nació en Erzurum (Turquía) dentro de una familia muy humilde. Tanto que cuando estaba en sexto tuvo que abandonar el colegio porque su madre y su padre no podían hacer frente a los gastos escolares. A los 14 años empezó a trabajar como ayudante de un carnicero, un puesto que le cambiaría la vida… aunque en ese momento todavía no era consciente de ello.

Tras pasar por los fogones de varios asadores turcos en los que su instinto y su talento culinario empezaron a despertarse, decidió que era el momento de viajar y puso rumbo a Argentina, primero, y a Estados Unidos después. Quería conocer cómo se trabajaba en aquellos países que lideraban la industria cárnica y, tres años después de aquella experiencia, abrió su primer restaurante.

El primer restaurante lo abrió en Estambul con el dinero que había ahorrado desde los 14 años©GettyImages

Su primer restaurante

Tremendamente disciplinado con el dinero, había ahorrado lo suficiente para poder hacer realidad su sueño. Así nació Nusr-Et Steakhouse, un local de ocho mesas que buscaba ofrecer una experiencia diferente a los amantes de la carne. Lo consiguió porque pronto se convirtió en un lugar al que acudía lo más granado de la sociedad de Estambul. Entre ellos, Ferit Şahenk, una de las diez personas más ricas de Turquía, que no dudó en invertir en aquel negocio.

Este impulso dio la posibilidad a Nusret Gökçe de expandirse tanto dentro como fuera de su país. Al mismo tiempo que conquistaba Oriente Medio, diversificaba su cocina abriendo Nusr-Et Burger, un restaurante especializado en hamburguesas. La fama y el éxito le acompañaban, pero le faltaba cierta proyección internacional que llegó gracias a las redes sociales.

Tras trabajar como ayudante, viajó a Argentina y EEUU para conocer la industria cárnica de cerca©GettyImages

La sal y las redes sociales

Hace tres años, en 2017, subió un pequeño vídeo para promocionar sus locales. En él, aparecía el propio Nusret cortando un filete de carne. El momento cumbre llegó cuando lo aderezó con la sal: su particular estilo a la hora de echarla le convirtió en un fenómeno viral y le bautizó como ‘Salt Bae’. Tanto que numerosos rostros públicos no se lo pensaron a la hora de imitarle… y de pasarse por sus restaurantes.

Así fue cómo logró cruzar el charco rumbo a Miami, la primera ciudad de Estados Unidos en la que un Nusr-Et Steakhouse abrió sus puertas. Cogió el relevo Nueva York y en el centro de Manhattan rubricó su sueño: a pesar de que las críticas gastronómicas no lo han acompañado y de los precios, su restaurante siempre está lleno. Quién le iba a decir a aquel niño turco que varios años después estaría cocinando filetes de carne bañados en polvo de oro de 24 quilates.