Sara Blakely: la millonaria que ha dejado de lado sus ganancias para ayudar a otras mujeres a emprender

La fundadora y dueña de Spanx ha hecho de la filantropía parte de la cultura de su empresa

1 Minuto de lectura

13 de Julio 2020 / 17:20 CEST

Sara Blakely está enfocada a apoyar el emprendimiento de las mujeres con parte de las ganancias de su empresa Spanx

© GettyImages

Sara Blakely comenzó su negocio multimillonario creando una prenda que en su día consideró de gran importancia para muchas mujeres: fajas que las ayudaran a sentirse mejor consigo mismas y a explotar su potencial. Así en 1998 nacía Spanx cuando la emprendedora se armó con una tijeras y adecuó unas pantimedias clásicas en los panties perfectos para llevar con pantalones blancos. A día de hoy, Blakely es multimillonaria y ha creado su propia fundación cuya objetivo principal es empoderar mujeres de todo el mundo.

Objetivos que se expanden

En 2013, Sara hizo un promesa y se comprometió a destinar la mitad de las ganancias de Spanx para ayudar a otras mujeres a emprender sus propios proyectos, así como ella lo hizo a finales de los 90. A pesar de su fama y popularidad, la empresaria cumplió con su palabra y hoy en día trabaja a diario para hacer que muchas mujeres cumplan sus sueños empresariales, pues tal y como ella misma ha confesado en su web, desde pequeña siempre supo que su misión sería ayudar a otras mujeres.

  
 
 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 @Spanx turns 19 today!!!!! Almost 20 years ago, I decided the undergarment options for women were not good enough. There was traditional underwear that left pantylines, there were girdles, and then there was the thong... which basically put underwear exactly where we had been trying to get it out of. 😉 So I cut the feet out of my pantyhose and the very first prototype for @Spanx was born. In the beginning I was every department! The packer (as you can see in this photo), the shipper, the sales person, the marketing person, the before and after butt model 😳... everything! This picture is the orignial spanx headquarters “AKA” my apartment. I was shipping out my first #Spanx orders in regular envelopes. Oops... first lesson, right! you need tracking?! Everyone kept calling me and saying they didn’t receive their order, and I kept saying, “I swear I sent it!” 😂 As soon as I could afford to, I hired my weaknesses. And obviously head of operations was top of the list! Who happened to be my boyfriend at the time with no business experience... naturally. In the beginning I worked every day, 24/7 for 5 years. It was hard. There were days when I wanted to give up, but I believed in myself and my idea and I was fully committed to making it happen. Remember, if you're in the early stages of a business, or a job or school...it's always hard in the beginning. But if you keep at it, and keep the belief in yourself and your ideas alive... you might end up celebrating your 19th anniversary... and beyond! Happy Birthday Spanx!!! Thank you to the team, thank you to all of you who have touched the spanx story- our manufacturers, the stores and boutiques that sell spanx, the press, family, friends and most of all our customers! We love you!🎈💪 #SpanxBirthday #Gratitude #Entrepreneur #Business #Motivation #AimHigh #Grit #19 #TBT #HBD

 

Una publicación compartida de Sara Blakely (@sarablakely) el

 

Además de la convicción que tuvo desde sus primeros años de vida, la empresaria ha sentido el deseo de ayudar a quienes la han ayudado a conseguir lo que tiene, por lo que ha creado un programa llamado Leg-UP que muestra los proyectos de otras mujeres dentro del catálogo de Spanx, sin ningún coste para las emprendedoras.

La fundación que preside tiene otros objetivos igual de loables, como enviar a la universidad a mujeres que no cuentan con los recursos para hacerlo y financiar programas empresariales en escuelas primarias para incentivar a las niñas a ser dueñas de su propio negocio cuando sean adultas.

“Todos estaríamos en un lugar mucho mejor si la mitad de la raza humana (las mujeres) tuviera el poder de prosperar, inventar, educarse, iniciar sus propios negocios, postularse a un cargo, esencialmente, tener la oportunidad de volar” ha confesado la exitosa empresaria, quien espera que muchas mujeres sigan confiando en ella para llevar a cabo sus sueños.