El negocio de 220 millones de euros que comenzó con una partida de póker y podría reducir la contaminación del agua

Una startup con sede en Houston (Texas, Estados Unidos) ha descubierto una manera más barata y efectiva para limpiarlo (casi) todo

2 Minutos de lectura

09 de Julio 2020 / 18:20 CEST

Vista aérea de una planta de tratamiento de agua, sector que han revolucionado los jóvenes científicos Gaurab Chakrabarti y Sean Hunt con su innovador sistema que utiliza levadura para limpiar aguas residuales

© GettyImages

Algunas de las mejores y más revolucionarias ideas que han cambiado al mundo han surgido durante los años de universidad de sus creadores, casi sin imaginar la cantidad de beneficios que pueden traer. Son ideas que surgen de un momento a otro y muchas de ellas llevan como objetivo principal mejorar la sociedad en la que vivimos. Es el caso de Solugen, una empresa de productos químicos industriales cuyos creadores, Garaub Chakrabarti y Sean Hunt, se conocieron en una partida de póker en sus tiempos de estudiantes en la Universidad de Texas, en Dallas (Estados Unidos).

Solugen es una startup que nació en 2016 después de ganar 100.000 dólares (más de 88.500 euros) en una competencia de proyectos innovadores por el MIT (Massachusetts Institute Technology). Con el dinero del premio, Chakrabarti y Hunt cultivaron levadura genéticamente modificada capaz de limpiar y desinfectar prácticamente todo. Con ella se pueden hacer desde toallitas desinfectantes hasta productos para el tratamiento de aguas residuales.

  

Muy pronto comercializaron su primer producto para el tratamiento de aguas: PeroxyZen, que sirve para limpiar el agua de las piscinas y jacuzzis en spas. Su primer cliente se puso en contacto con ellos a través de Facebook y, gracias a que el producto no contiene petróleo, no fue difícil vender a los spas que, por lo general, buscan productos naturales y sostenibles. Además, el producto de los emprendedores, resultaba más barato y daba mejores resultados comparado con los limpiadores químicos tradicionales.

La empresa cuya única sede por ahora, está en Houston, en una planta que costó cerca de 2,5 millones de euros, alcanzó 12 millones de dólares (más de 10 millones de euros) en ingresos durante 2019, sin embargo, la empresa de productos químicos, con una valoración por encima de los 250 millones de dólares (más de 221 millones de euros) aún no es rentable, ya que ha invertido mucho en poder expandirse.

Ambos científicos confían en que la empresa sea rentable a finales de este año debido a la demanda de limpieza de aguas residuales, ha aumentado en un 50% desde marzo. De hecho, durante la pandemia, Solugen pudo producir, sin fines de lucro, más de 378.000 litros de desinfectante para manos que donó a centros de salud con escasez.