Jennifer, hija de Bill Gates, cuenta cómo fue crecer junto a uno de los hombres más ricos del mundo

La joven, de 24 años, es una gran amazona y está graduada en medicina por la Universidad de Stanford

2 Minutos de lectura

05 de Julio 2020 / 17:02 CEST

La hija de Bill Gates habla por primera vez sobre cómo fue crecer con uno de los hombres más ricos del mundo
Jennifer, hija de Bill Gates, cuenta cómo fue crecer junto a uno de los hombres más ricos del mundo © Jennifer Gates

Crecer y vivir en una de las familias más ricas y poderosas del mundo tiene por supuesto sus beneficios. Y Jennifer Gates, hija de Bill Gates lo reconoce. En una entrevista concedida a la revista ‘Sidelines’, la joven de 24 años se sincera y habla por primera vez sobre cómo ha sido vivir junto al segundo hombre más rico del mundo y a Melinda, una de las mujeres más poderosas, además recuerda cómo los filántropos han tratado temas sobre enfermedades con ella desde que era pequeña.

“Nací en una enorme situación de privilegio”, confiesa Jennifer. “Y creo que se trata de aprovechar esas oportunidades y aprender de ellas para encontrar cosas que me apasionen y espero que hagan del mundo un mundo un poco mejor lugar”, añade.

Bill Gates se convirtió por primera vez en el hombre más rico del mundo en 1995, un año antes de que Jennifer naciera. Por lo tanto, la joven ya ha crecido rodeada de ese privilegio aunque asegura que gracias a sus padres conoce la realidad que vive la mayoría de los ciudadanos.

“Cuando era pequeña, siempre me hablaban como si fuera un adulto y no estaban dispuestos a evitar conversaciones difíciles. Crecí escuchando sobre la mortalidad infantil en la mesa, sobre la poliomielitis, sobre la epidemia del VIH”, matiza.

Gates se graduó en medicina por la Universidad de Standord y a día de hoy está cursando el segundo año en la Escuela Icahn de Medicina de Mount Sinai, Nueva York. La decisión de dedicarse a esta profesión no es una mera coincidencia, relata que su madre una vez la vio jugar a ser ‘doctora’ cuando era niña. Le estaba diciendo a una de sus muñecas que tenía VIH y que iba a ayudarla.

“En ese momento, mi madre pensó que tal vez estaban hablando demasiado sobre la salud global en la mesa”, dijo entre risas.

Las actividades caritativas de la pareja la inspiraron a tomar este rumbo de su vida y dice de ellos que pese a su posición tan poderosa en la sociedad son unas “personas increíblemente trabajadoras, continúan aprendiendo y les apasiona hacer del mundo un lugar mejor”.

Este ha sido un gran año para Jennifer ya que se ha comprometido con el saltador egipcio Nayel Nassar a quien conoció cuando estudiaba en Stanford. A él también le dedica unas bonitas palabras y reconoce que tiene “mucha suerte” de tenerlo como su compañero.

UNA PORCIÓN MINÚSCULA DE HERENCIA

Tanto ella como sus hermanos Rory, de 21 años, y Phoebe, de 17, no recibirán la totalidad de la enorme fortuna de su padre, solo “una porción minúscula” de su riqueza para que puedan encontrar su propio camino.

Se les dará una educación increíble y todo será pagado. Y ciertamente cualquier cosa relacionada con problemas de salud nos ocuparemos ‘’, dijo Bill Gates hace unos años en una entrevista con ‘Daily Mail’. “Pero en términos de sus ingresos, tendrán que elegir un trabajo que les guste e ir a trabajar”.