home/Economía

El negocio redondo que acaba de convertir a Kim Kardashian en multimillonaria

La fortuna de la ‘celebrity’ se habría incrementado hasta los 800 millones de euros gracias a una inteligente transacción

2 Minutos de lectura

30 de Junio 2020 / 17:23 CEST

Kim Kardashian

Kim Kardashian ha vendido el 20 por ciento KKW Beauty, su propia firma de cosméticos, por 178 millones de euros

© GettyImages

Kim Kardashian, de 40 años, acaba de hacer un negocio redondo. Tras años publicitando KKW Beauty, su propia firma de cosméticos, ha vendido un 20 % de su participación en la misma al gigante de belleza Coty por 200 millones de dólares (algo más de 178 millones de euros). Además de embolsarse una gran cantidad de dinero, Kardashian continúa siendo la accionista mayoritaria, con un 72% de las acciones, por lo que será ella quien se siga llevando la mayor parte del beneficio.

El acuerdo, por otro lado, valora a KKW Beauty en 1.000 millones de dólares (más de 890 millones de euros), por lo que la celebrity ha pasado a convertirse oficialmente en multimillonaria. Coty, que es la propietaria de marcas de fragancias y cosméticos tan importantes como Calvin Klein, Marc Jacobs, Chloe o Max Factor, sigue apostando por el clan Kardashian, a pesar de que el último acuerdo con ellos le salió ‘rana’.

La hermana de Kim, la también influencer Kylie Jenner, cuenta, como ella, con una empresa propia de cosméticos, de la que vendió la mitad a Coty el pasado mes de noviembre por 600 millones de dólares (534 millones de euros).

El problema vino después, cuando la compañía estadounidense comprobó que la firma de Jenner es “significativamente más pequeña y menos rentable que lo que la familia ha estado haciendo creer”. Eso le supuso a la pequeña del clan la expulsión de la lista Forbes meses después de haber sido coronada por segundo año consecutivo como la mujer joven más rica del mundo.

El nuevo acuerdo con la mayor de las hermanas se debe a que “Kim es un verdadero icono global hoy en día”, según el presidente y CEO de Coty, Peter Harf. “Es visionaria, emprendedora, madre, filántropa y, a través de las redes sociales, tiene una capacidad incomparable para conectarse con personas de todo el mundo”.

Esa es la clave del beneficio de la operación para el gigante de belleza, pues con los casi 180 millones de seguidores que Kim Kardashian tiene tan solo en Instagram, la publicidad directa al público objetivo está garantizada. “Esta influencia, combinada con el liderazgo de Coty y su profunda experiencia en belleza de prestigio, nos permitirá alcanzar todo el potencial de sus marcas“.