La simple (y brillante) idea de Hirotake Yano, el creador del ‘todo a 100’ japonés

Comenzó regentando la pescadería de su suegro, que llevó a la quiebra, por lo que buscó una salida a la desesperada para poder obtener ingresos

1 Minuto de lectura

29 de Junio 2020 / 19:11 CEST

Un trabajador coloca artículos en un establecimiento de Daiso en Tokio, Japón

© GettyImages

Hirotake Yano, con una fortuna estimada en 1.760 millones de euros según Bloomberg, es uno de los hombres más ricos de Japón y, por extensión, del mundo. Con unos inicios nada prometedores, el suyo es un ejemplo de hombre hecho a sí mismo por una perseverancia digna de admiración, pero sobre todo gracias a una idea tan simple como brillante que surgió casi de manera espontánea.

Yano estudió en la Universidad de Chuo en Tokio, pero no logró encontrar un puesto de trabajo con el que ganar un sueldo digno, así que acabó regentando el negocio de su suegro: una pescadería en quiebra que terminó por cerrar. No parecía, por tanto, ser muy bueno al frente de una empresa, así que optó por vender artículos baratos en la parte trasera de un camión para subsistir.

Para no perder tiempo etiquetando a los productos, decidió venderlos todos al mismo precio, 100 yenes (algo menos de 1 euro), sistema de venta similar al de los antiguos Todo a 100, los actuales Todo a 1 euro . Pues bien, esa extraña decisión, unida a la coyuntura económica de Japón en aquel momento (1971), fue lo que lo convertiría en multimillonario.

Daiso Sangyo Corp. tiene en torno a 4.000 establecimientos en todo el mundo©GettyImages

En medio del estancamiento salarial y de una especulación al alza, los consumidores optaban por minimizar gastos, por lo que las ventas en el improvisado camión de Hirotake Yano fueron creciendo de manera sorprendente. Lo hicieron hasta tal punto que se pudo permitir abrir una tienda a la que llamó Daiso, que significa “crear algo grande”.

Desde luego, el nombre no podía ser más acertado porque hoy, cuatro décadas después, el conocido como “el paraíso de las compras” en Japón cuenta con unos 4.000 establecimientos en todo el mundo y unos beneficios anuales de más de 420.000 millones de yenes (unos 3.470 millones de euros). A sus 77 años, Hirotake Yano lleva una vida que, probablemente, no llegó ni a imaginar cuando vendía pescado en el negocio de su familia política.