home/ECONOMÍA

Yoshiko Shinohara, la japonesa multimillonaria que en 1973 emprendió en una sociedad dominada por hombres

A sus 85 años, Shinohara es hoy símbolo del empoderamiento femenino, en Japón y en el mundo

2 Minutos de lectura

25 de Junio 2020 / 20:39 CEST

Yoshiko Shinohara se hizo a sí misma durante una época en la que las mujeres estaban obligadas a consultar con sus maridos cualquier decisión

Yoshiko Shinohara se hizo a sí misma durante una época en la que las mujeres estaban obligadas a consultar con sus maridos cualquier decisión

© GettyImages

Yoshiko Shinohara, al igual que la mayoría de las mujeres de su época, se casó a temprana edad y dependía al cien por cien de su marido y de las decisiones que él tomara, pero fue precisamente esa unión lo que la hizo darse cuenta de que ese no era el camino que deseaba emprender, se divorció con 20 años y comenzó a planear su exitoso futuro con el fin de crear algo que fuera útil y de gran ayuda para los trabajadores de su país.

La japonesa que se adelantó a su época

Era 1973 cuando la hoy empresaria, con 39 años vivía sola en un pequeño piso en Tokio, sin apoyo y distanciada de su familia, fue que decidió crear una marca, algo que dicho en sus propias palabras durante una entrevista para la revista Harvard Business Review: “Quiero hacer un negocio que sea necesario en el mundo”. Y así comenzó, con tan solo el bachillerato hecho y algunos años de experiencia como secretaria.

Eran tiempos difíciles para las mujeres en Japón, ya que vivían en una sociedad dominada por hombres, en la que las mujeres se dedicaban al hogar y era mal visto que intentaran sobresalir en cualquier otro ámbito, el de los negocios principalmente, sin embargo, eso no echó para atrás a Shinohara, que aún sin el apoyo de nadie fundó TempStaff, ahora Persol Holdings, una agencia de personal que a día de hoy sigue generando empleos temporales con 313 oficinas repartidas por Asia y América.

La intención de la ahora octagenaria era crear mejores oportunidades de empleo para las mujeres, las mismas que en su mayoría debían consultarlo antes con sus maridos, incluso para aceptar trabajos temporales, pero aún así su misión seguía siendo clara: colocar a las personas adecuadas en empleos adecuados y así facilitar la búsqueda de trabajo que en aquella época no era fácil. La idea de empresa de Shinohara no era legal en Japón en los años 70, pero lejos de ser una barrera más, esa situación la motivó a presionar para que las leyes cambiaran y, lo logró.

Persol Holdings ha logrado gran diversidad en los estilos de trabajo y ha colocado a los empleados adecuados en los puestos ideales
Persol Holdings ha logrado gran diversidad en los estilos de trabajo y ha colocado a los empleados adecuados en los puestos ideales©GettyImages

Al llegar la década de los 90, hubo en Japón un estancamiento económico al que se le conoció como “La década perdida”. En aquellos años, las compañías querían evitar el coste que les generaban los empleados permanentes, por lo que la agencia de Shinohara se convirtió en la mejor opción para ambas partes, por un lado, los empleadores se estaban ahorrando obligaciones fiscales y por otro, cada día había más personas empleadas y generando ingresos, en una época de grandes carencias y de poco crecimiento para el país.

En marzo de 2020, la empresa que también cotiza en bolsa, declaró que durante 2019 facturó más de 8 mil millones de euros. Yoshiko Shinohara a día de hoy y con 85 años de edad, lleva tres años retirada pero sigue siendo reconocida por haber emprendido y hecho crecer, en tiempos complicados para las mujeres de su país, una de las empresas de personal más importantes de Japón.