¿Quién es el misterioso multimillonario que está comprando las Islas Caimán una a una?

A pesar del secretismo que le rodea, se sospecha que es el mayor propietario privado del archipiélago y que tiene más terrenos que el propio gobierno

3 Minutos de lectura

24 de Junio 2020 / 14:51 CEST

Caribbean, Cayman Islands, George Town, Luxury resorts and Seven Mile Beach

Kenneth Dart vive en el hotel Seven Mile Beach, que compró en 1994

© GettyImages

Dart Container asegura que fabrica y suministra más vasos y envases desechables de poliestireno que todos sus competidores juntos. Si os preguntais qué tiene que ver esto con las Islas Caimán, os respondemos ya. Al frente de esta compañía estaba Kenneth Dart, el hombre que, con una fortuna estimada entre los 50.000 y los 60.000 millones de euros, está comprando las Islas Caimán una a una.

Los residentes de este archipiélago le comparan con Batman, algún villano salido de las películas de James Bond, Howard Hughes e incluso con Warren y Jimmy Buffett. Lo hacen porque lleva una vida prácticamente secreta: no ha hablado con la prensa desde 1993 y se dice que vive protegido por un séquito de guardaespaldas que complementa con los mejores sistemas de seguridad.

El camino de Kenneth Dart estuvo en parte allanado por su familia, propietaria, como decíamos antes, de Dart Container. Eso sí, también tiene talento para el comercio y a lo largo de varias décadas ha aumentado su fortuna personal gracias a diferentes inversiones lucrativas ganándose, por derecho propio, el calificativo de multimillonario.

Aerial view of Stingray City sand bank
Antes de recalar en las Caimán, estuvo viviendo en Belice©GettyImages

¿El mayor terrateniente del archipiélago?

En 2014, dejó la presidencia de la empresa familiar para centrarse más en el desarrollo y la conservación de bienes raíces. No es de extrañar si tenemos en cuenta que lleva 25 años viviendo en las Islas Caimán, donde se ha convertido en el mayor terrateniente privado del archipiélago. Y eso que muy pocas personas aseguran haberlo visto en este territorio británico de ultramar.

De Kenneth Dart se dice que vive Seven Mile Beach, un hotel antes conocido como West Indian Club que compró en 1994 cuando renunció a su ciudadanía estadounidense. No ha sido la única adquisición que ha hecho. Con su fortuna y su compañía ha ido definiendo el futuro de las Caimán.

De Belice a las Caimán

Todo empezó un año antes, en 1993, cuando se incendió la casa en la que vivía en Sarasota (Florida), un incidente sobre el que nunca se aclararon las causas. Dart se mudó a Belice, cuyo gobierno propuso al Departamento de Estado establecer un consulado beliceño en Sarasota, donde Dart y su familia podrían vivir, presumiblemente, libres de impuestos. La idea nunca fue considerada en serio y Kenneth puso rumbo a las Islas Caimán.

Caribbean, Cayman Islands, George Town, Luxury villas at Seven Mile Beach
Quiere hacer un rascacielos que compita con el Burj Khalifa de Dubái©GettyImages

A pesar del secretismo que le rodea, en 2007 dio vida a Camana Bay, un espacio lleno de locales comerciales y de entretenimiento. Su cartera de propiedades de lujo empezó a aumentar y ahora incluye, entre otros, el Ritz-Carlton, el Kaibo Yacht Club o el complejo de Kimpton. Después de la crisis financiera de 2008 la economía de las Islas Caimán se resintió, pero Kenneth siguió adquiriendo complejos turísticos, terrenos, edificios y casas mientras, al mismo tiempo, planificaba y construía infraestructuras municipales como túneles y carreteras.

Sus últimas iniciativas

En 2018 presentó un proyecto para conectar el Seven Mile Beach con una bahía protegida conocida como North Sound. El objetivo no es otro que diseñar un pueblo entero que cuente con residencias, oficinas y un resort de cinco estrellas en una playa que linda con la residencia del multimillonario. A esto hay que sumar su última propuesta: un rascacielos que rivalice con el Burj Khalifa de Dubái y que costaría 1.300 millones de euros.

A pesar de todas estas iniciativas, el secreto mejor guardado de Kenneth Dart sigue siendo el tamaño del territorio que posee en las Islas Caimán. Sea como sea, muchos apuntan que este goteo de compras le ha convertido en el mayor propietario privado del archipiélago e, incluso, se especula con que posee más tierras que el propio gobierno.