home/ECONOMÍA

Los gemelos Barclay: son multimillonarios, no se hablan y están luchando (literalmente) por la fortuna familiar

La venta de un famoso hotel de la capital británica es el punto de partida de la disputa que mantienen David y Frederick

2 Minutos de lectura

23 de Junio 2020 / 17:13 CEST

Comenzaron restaurando pensiones de Londres y convirtiéndolas en hoteles

© GettyImages

David y Frederick Barclay eran inseparables desde que nacieron con una diferencia de diez minutos. Hablamos en pasado porque llevan varios años enfrascados en una batalla que ha involucrado a toda la familia. Los dos hermanos, que ahora tienen 85 años, acumularon una notable fortuna invirtiendo en medios de comunicación, negocios online y hoteles. Y por aquí se empezó a romper su relación.

Ellos son dos de los ocho hijos que tuvieron Beatrice y Frederick Barclay. Con 16 años dejaron el colegio para trabajar en el departamento financiero de General Electric antes de establecerse como pintores y decoradores. Sin embargo, sus caminos se separaron con diferente resultado. Frederick montó una pastelería con otro de sus hermanos, Douglas, pero se declaró en quiebra en 1960. En ese momento, David trabajaba como agentes inmobiliarios en Hillgate.

Ocho después comenzaron a trabajar juntos restaurando algunas pensiones de Londres que convertían en hoteles. En 1975 compraron su primer establecimiento, el Hotel Howard. Una operación que marcó el inicio de una fortuna que fraguaron gracias a negocios de lo más variados. Sin embargo, el hotelero fue el principio… y el fin. Los problemas relacionados con la venta del famoso Hotel Ritz de Londres han dividido a los hermanos Barclay.

Su venta ha dividido a la familia Barclay
Frederick recibió dos ofertas sobre las que no informó a David©Hotel Ritz de Londres

La disputa

David asegura que, en los últimos 30 años, Frederick no ha estado directamente involucrado en el negocio familiar y además habría iniciado algunas negociaciones en paralelo que podrán ser perjudiciales para los intereses familiares. Está relacionadas, efectivamente, con la venta del citado establecimiento. Y es que Frederick afirmó que había recibido un par de ofertas sobre las que su hermano no sabía nada.

Los abogados de Frederick, por su parte, hicieron públicas unas imágenes de uno de los hijos de David entrando a una habitación para reemplazar la tarjeta de memoria de un dispositivo de escucha. No en vano, tres de sus vástagos de admitieron que habían estado molestado a su tío y a su prima Amanda, que, a su vez, les han demandado por abuso de información privada, de confianza y por violar algunas leyes de protección de datos de Reino Unido. Este ha sido, por ahora, el último capítulo de una disputa familiar que está lejos de escribir su punto final.