home/Economía

Justin McLeod, un romántico empedernido que convirtió su tristeza en fortuna creando una aplicación de citas

Su historia de amor truncada le llevó a crear la apps ‘Higen’

2 Minutos de lectura

16 de Junio 2020 / 15:45 CEST

Inc. Founders House – Day 4

Justin McLeod, CEO y fundador de la popular aplicación de citas, Hinge

© GettyImages

Algunos le definen como un romántico empedernido y otros como un brillante hombre de negocios, pero lo cierto es que Justin McLeod, CEO y fundador de la popular aplicación de citas, Hinge, hizo de su tristeza toda una fortuna. Después de que su novia decidiera dejarle debido a sus problemas con el alcohol, Justin, de 35 años, ingresó en un centro de rehabilitación y durante este tiempo comenzó a trabajar en Hinge con el objetivo de encontrar una nueva pareja que le ayudara a olvidar a la que él consideraba el amor de su vida.

Fire TV Presents: Love on Screen Panel & Screening Event At "The Museum of Modern Love"
La aplicación de citas creada por Justin cuenta con más de 5,5 millones de usuarios en todo el mundo©GettyImages

“La idea se originó en 2011 cuando traté de comunicarme con mi novia de la universidad y recuperarla, y ella dijo que no”, dijo McLeod a Yahoo Finance. ”Estaba desconsolado y nunca pensé que encontraría a alguien como ella” ha confesado el empresario. Sin embargo, lejos de quedarse bloqueado, Justin decidió crear una aplicación de citas accesible y fácil para las personas más jóvenes, que en ese momento no usaban los servicios de citas. Y así surgió Hinge, que se lanzó en 2012, justo en el mismo momento en el que lo hacía su competidor más directo, Tinder.

A pesar del gran éxito de la aplicación que cuenta con más de 5,5 millones de usuarios en todo el mundo y reporta a su fundador más de 4,5 millones de euros al año, Justin no encontró el amor. En cambio, el boom generado en torno a su invento le ayudó a tratar de recuperar el amor perdido de su exnovia, Kate Stern.

Physicians for Human Rights 2018 Gala
Justin McLeod junto a su mujer, Kate©GettyImages

Fue precisamente durante una entrevista centrada en Higen cuando Justin habló sobre cómo había querido y finalmente perdido a Kate cuando ambos eran estudiantes en la Universidad de Colgate en Hamilton Nueva York, debido a su alcoholismo. En ese momento una periodista le comentó que ella había vivido una historia similar y que nunca había hecho nada al respecto y que temía que ahora ya fuera demasiado tarde. Eso removió la conciencia del creador de Higen, que decidió intentar recuperar a su chica. “Su historia me animó a ir y darle una oportunidad más, pero habían pasado siete años y pensé que sería demasiado tarde”, ha declarado Justin a la BBC. Sin embargo, decidió hacerlo y se marchó a Suiza donde sabía que Kate estaba viviendo. A pesar de que estaba a punto de casarse, Kate puso punto y final a sus planes y decidió volver junto a Justin, con el que acabaría casándose el año pasado y formando una familia, convirtiéndose en padres hace tan solo unos meses.

Y de la misma manera que su ruptura con Kate le llevó a crear la popular aplicación, su reconciliación le llevó a modificar la aplicación, para lograr una diferenciación con su competidor haciendo que su aplicación fuera más cercana y personal, conectando así a personas con personalidades similares y no solo basándose en un físico, por lo que incorporó varios campos para que los usuarios pudieran definirse a través de sus gustos, inquietudes y hobbies.