home/ECONOMÍA

¿Quién creó el bálsamo labial más famoso de EEUU? Un apicultor que se hizo rico... y vivía en medio del bosque

Burt Shavitz fundó Burt’s Bees y llegó a facturar 20 millones de euros al año, pero lo que a él le llenaba era la vida tranquila junto a sus perros

2 Minutos de lectura

16 de Junio 2020 / 14:37 CEST

Sus primeras abejas no las compró, se las encontró mientras conducía

© GettyImages

Burt’s Bees es una de las marcas de cosmética con más éxito de Estados Unidos. Quien más y quien menos ha comprado en algún momento uno de sus productos, esos en los que aparecía la imagen de hombre barbudo. No era una elección al azar: se trataba de Burt Shavitz, la persona que fundó la empresa casi sin querer y que usó su nombre para bautizarla. Una historia llena de señales, coincidencias y naturaleza, mucha naturaleza.

Burt nació en Nueva York, donde trabajó como fotógrafo inmortalizando el día a día en las zonas más deprimidas de la ciudad. Pronto se dio cuenta que la vida urbana no era para él así que se compró una pick-up para cumplir su propósito: irse a vivir al bosque. El cambio no fue fácil ya que al principio apenas tenía dinero. Sin embargo, pronto encontró la manera de tener un negocio relativamente próspero.

Rachel Zoe's Los Angeles Presentation
Todo empezó con un bálsamo de labios©GettyImages

Una vendedora ambulante

Se trataba de cultivar abejas y con ellas llegó la primera señal que marcaría un prometedor futuro empresarial. No tuvo que comprarlas, encontró un panal mientras conducía y aplicó los conocimientos que le había transmitido uno de sus amigos de Nueva York para cuidarlas. Así es como empezó a vender pequeños botes con miel a lo largo y ancho del estado de Maine. Un negocio con el que no iba a hacerse rico, pero le daba lo suficiente para no tener deudas.

Corría el año 1984 cuando conoció a Rozanne. Un encuentro que se convertiría en la segunda de las señales que se repitieron a lo largo de la vida de Burt. Ella estaba haciendo autostop y él la recogió: así descubrió que producía lociones y bálsamos. Era la combinación perfecta: con la cera de las abejas empezaron a crear productos cosméticos, pero también otros para el cuidado de los muebles, hacían velas…

"Burt's Buzz" New York Screening
Acabó vendiendo su parte de la compañía para regresar al campo©GettyImages

El sueño original

Lo que empezó como un pequeño negocio que vendía en tiendas locales y ferias de la región se convirtió en una compañía que en el año 2000 tenía una facturación de 20 millones de euros anuales. Sin embargo, Burt vendió su parte correspondiente un año antes a cambio de unos 114.684 euros. No había olvidado su sueño: vivir tranquilamente en medio de la naturaleza con sus tres perros labradores.

Tiempo después Clorox compró la empresa a la que él había dado vida: si hubiera mantenido la proporción de sus acciones, habría recibido 52 millones de euros. Los compradores, sin embargo, no se olvidaron de él y le dieron una compensación de 3,5 millones de euros y además le pagaban una cantidad anual por ser la imagen de la marca. Burt pudo disfrutar de la riqueza, pero a él le bastaba con un trozo de tierra en las montañas donde vivió tranquilo hasta que falleció en 2015.