Carly Fiorina o cómo una secretaria terminó por convertirse en CEO de HP

Ha sido nombrada la mujer de negocios más poderosa de Estados Unidos y es un referente por romper el techo de cristal. Conoce su inspirador viaje al éxito

3 Minutos de lectura

07 de Junio 2020 / 10:54 CEST

Carly Fiorina rompió el techo de cristal

Carly Fiorina, empresaria y filántropa

© GettyImages

De normal parece inalcanzable poder llegar a poderosos puestos en empresas, pero el ejemplo de Carly Fiorina inspiraría a cualquier joven a perseguir la cima del éxito. Esta estadounidense de 65 años ha sido CEO del gigante tecnológico HP, pionera por liderar una de las más importantes empresas en el país norteamericano, candidata al Senado y hoy en día filántropa.

Pero su exitosa carrera comienza cuando apenas tenía 21 años y era una humilde secretaria: “Pasé mi tiempo saludando a los visitantes, contestando teléfonos, escribiendo notas, pero estaba realmente comprometida con el trabajo, llegaba temprano y me iba tarde”, cuenta ella, que por aquella época trabajaba a tiempo completo en una pequeña empresa inmobiliaria en Palo Alto, California.

Ella había estudiado filosofía e historia medieval en la Universidad de Standford en California y tenía un máster en administración por la Universidad de Maryland.

Ese esfuerzo que mostró en la inmobiliaria la llevaría cuatro años después a trabajar en prácticas en la multinacional de comunicaciones AT&T. Su ascenso en esta compañía fue meteórico llegando en 1990 a ser la primera mujer vicepresidenta de la firma y cinco años después a directora de operaciones en una de sus divisiones. Sus logros consiguieron aumentar las ventas del conglomerado y los puestos de empleo. Ya por aquellos años la revista Fortune la nombró como “La mujer de negocios norteamericana más poderosa”.

Hewlett-Packard Chairman and CEO Carly Fiorina res
Fue la primera mujer en dirigir una de las 50 firmas más grandes de los Estados Unidos©GettyImages

Estos éxitos no pasaron por desapercibido al gigante tecnológico Hewlett-Packard, que buscaba un nuevo liderazgo y el nombre de Carly Fiorina sonaba con fuerza. En julio de 1999 era nombrada CEO de la compañía y se convirtió en la primera jefa ejecutiva de una de las 50 firmas más grandes de los Estados Unidos. “Cuando llegué a HP, deliberadamente no traje a nadie nuevo al principio”, dijo ella a la ‘BBC’. “Lo hice por una razón muy explícita, que era enviar un mensaje muy claro a la organización de que podíamos, y que podríamos, averiguar cuál era el problema, y lo solucionaríamos”.

En 2004 fue incluida en el prestigioso ranking de la revista Time de las personas más influyentes del mundo y nombrada décima en la lista Forbes de las 100 mujeres más poderosas del mundo.

Sin embargo, su paso por HP estuvo repleto de muchas críticas por su decisión de fusionar el negocio con su rival Compaq en 2001 y que llevaría a eliminar miles de puestos de trabajo. Y en 2005 tuvo que renunciar tras un desacuerdo con los miembros de la junta, que no estaban contentos con las ganancias y el precio de las acciones en aquel momento.

GOP Presidential Candidates Debate In Charleston
Se presentó como candidata Republicana pero se retiró©GettyImages

Habiendo roto el techo de cristal en el mundo empresarial y tras su salida de HP, Fiorina no se detuvo y dio el salto a la política en 2006 asesorando a John McCain y posteriormente postulándose para ser candidata a las elecciones del Senado por el Partido Republicano, pero perdió. Fue una firme crítica de la victoria de Donald Trump, según ella se mostró totalmente “horrorizada”.

Fuera del ámbito de la política y los negocios, Fiorina tuvo que librar una dura batalla contra un cáncer de mama, algo que le enseñó a aprender sobre el “sobre el amor y la amistad” y creció en su fé y valoró la amabilidad de los extraños. Desde hace unos años, se dedica a la filantropía a través de Good360, una organización benéfica que ayuda a las empresas a donar el exceso de mercancía a organizaciones benéficas en lugar de destruirlo.

Fiorina tiene claro que jamás pensó que llegaría a los puestos tan importantes que ha ocupado: “Yo iba a ser la mejor secretaria del mercado. No tenía idea de a dónde me conduciría”. Sin duda, su historia es un ejemplo de que nada es imposible, el trabajo y el esfuerzo dan su recompensa.