1. home
  2. /Economía

Madam C.J. Walker, la historia de la primera mujer millonaria de Estados Unidos

Sarah Breedlove vio una idea de negocio y, a pesar de las trabas, consiguió convertirla en un éxito que la hizo millonaria

2 Minutos de lectura
Madam C.J. Walker Retrato

Madam C. J. Walker, inspiración de la serie de Netflix ‘Self made’

© GettyImages

Dicen que la realidad supera a la ficción y la historia de Sarah Breedlove, más conocida como Madam C.J. Walker, es una de ellas. De hecho, Netflix ha querido contar su relato en la miniserie Self made (Una mujer hecha a sí misma). Nacida en una plantación de Luisiana, en 1867, su infancia y adolescencia estuvieron marcadas por los baches de la vida. Hija de esclavos y huérfana con solo siete años, se casó a los 14 y fue madre a los 18 años. Su marido, que la maltrataba, la abandonó, quedándose sola con su hija a los 20.

Retrato de Madam C.J. Walker
Marcada por una vida complicada, fue una mujer que se hizo a sí misma ©GettyImages

Todas estas dificultades, sumadas a las de ser mujer y negra en los Estados Unidos de inicios del siglo XX, podrían haberla conducido a la discriminación y la marginación propia de la época, pero su trabajo y lucha la convirtieron en la primera mujer millonaria del país americano. No hay ni que destacar, pues son imaginables, las trabas que tuvo que solventar hasta convertir su idea de negocio en todo un éxito mundial.

Una idea empresarial que comenzó cuando conoció a Annie Turnbo Malone, peluquera y fabricante de productos para el cuidado del cabello característico de su raza. Con motivo de las dificultades de su día a día, Madam C.J. Walker, sufría un tipo de alopecia que trató Annie a cambio de lavar su ropa. Aunque en un primer momento intentó comercializar el producto de su peluquera y aliarse con ella, ante su negativa, comenzó a producir en la cocina de su casa un producto parecido que llamó Wonderful Hair Gromer.

Madam C.J. Walker haciéndose la manicura
El imperio de Madam C.J. Walker, centrado en la belleza de las mujeres negras, actualmente da empleo a 25.000 vendedoras ©GettyImages

Del mercado pasó a su primer centro de belleza y, los buenos resultados y el boca a boca, hicieron que, con los años, crease un imperio centrado en la belleza de las mujeres negras que actualmente da empleo a 25.000 vendedoras. A pesar de su riqueza y éxito, Sarah Breedlove nunca olvidó su origen y aprovechó su acomodada posición económica para convertirse en una respetada filántropa y una ferviente activista defensora de las mujeres afromericanas. De hecho, en su testamento dejó dos tercios de sus futuras ganancias a la caridad.

Madam C. J Walker falleció de un ataque al corazón a los 51 años, en Nueva York, pero su legado continúa gracias a la organización sin ánimo de lucro Madam Walker Legacy Center. El edificio Walker, que fue la sede y la planta de fabricación de la compañía, ubicado en Indianápolis, está incluido en el registro de Monumentos Históricos Nacionales.