1. home
  2. /Economía

Susan y Anne o cómo dos hermanas se convierten (por separado) en dos de las mujeres más poderosas del mundo

Hijas de profesores y de clase media, se han labrado por sí mismas trayectorias profesionales de tanto éxito que figuran en las listas de los más ricos del planeta

2 Minutos de lectura

Anne (a la izquierda) y Susan Wojcicki (a la derecha) son hermanas y CEOs de 23andMe y Youtube, respectivamente

© GettyImages

Las hermanas Susan y Anne Wojcicki son dos de las mujeres más poderosas del mundo, según la lista Forbes, que también las sitúa entre las más ricas. Y lo han conseguido por sí mismas y por caminos separados. Susan es directora ejecutiva de Youtube y Anne, de 23andMe, la empresa de biotecnología que ella misma. El secreto parece residir en la educación recibida de sus padres, Esther y Stanley, ella periodista y maestra y él, profesor universitario.

La actual CEO de Youtube inició su meteórica carrera gracias a una brillante visión de futuro. Alquiló en 1998 su garaje a dos jóvenes, Larry Page y Sergey Brin, que buscaban un local para iniciar los primeros pasos de una idea que se acabaría convirtiendo en lo que hoy es Google. El proyecto le pareció de lo más innovador y Susan decidió abandonar Intel, donde trabajaba en aquella época, para unirse a ellos. Embarazada de cuatro meses, se convirtió en la empleada número 16 y en la primera mujer en formar parte del equipo.

Comenzó como directora de marketing y acabó convirtiéndose en vicepresidenta senior de publicidad y comercio, liderando productos como Google Analytics y Adwords. Apostó por que la compañía comprara la plataforma de vídeos Youtube y, tras la adquisición, pasó a ser la CEO de esta división, que, desde entonces, 2014, no ha dejado de crecer.

Anne, a quien Susan presentó al que sería su marido y padre de dos de sus tres hijos -Sergey Brin- fundó 23andMe, una empresa de análisis de ADN ubicada en Silicon Valley y valorada en 2.500 millones de dólares (2.294 millones de euros). El éxito de esta compañía radica en ofrecer a cualquier ciudadano acceso directo a sus datos médicos.

Anne, Janet, Esther y Susan Wojcicki
Anne y Susan junto a su hermana Janet y su madre, Esther ©GettyImages

Con una simple muestra de saliva, pueden averiguar cuál es el riesgo que tienen a padecer a enfermedades como el cáncer, el parkinson o el alzheimer, sin necesidad de prescripción médica para el estudio. También ofrece a sus usuarios información sobre sus ancestros (si son de ascendencia europea o africana, por ejemplo), algo que se ha convertido en regalo estrella de Navidad en Estados Unidos.

Las Wojcicki tienen otra hermana, Janet, que, aunque no es millonaria, también cuenta con una exitosa carrera profesional. Es antropóloga y epidemióloga que da clases en la Universidad de California, en San Francisco (Estados Unidos). Allí, además, contribuye con su labor investigadora en la lucha contra diversas enfermedades, como el VIH.

La experta en genética de la familia tiene claro que lo suyo no es cuestión de genes, sino que es fruto de la educación recibida por parte de progenitores. Ellos las motivaron a ser críticas y a pensar en libertad y las enseñaron a ser fuertes y decididas. “No tengas miedo si alguien no está de acuerdo contigo”, les decían, tal y como recuerda Anne en unas declaraciones recogidas por la BBC. “Tuvimos la suerte de ser criadas por grandes padres”.