home/ECONOMÍA

La historia de cómo este hombre se convirtió en magnate tras comprar pozos viejos de gas y petróleo

Rusty Hutson nunca quiso trabajar en el sector energético pero ha terminado en él y convertido en millonario

2 Minutos de lectura

23 de Mayo 2020 / 19:21 CEST

El hombre que se convirtió en magnate tras comprar pozos viejos de gas y petróleo

Rusty Hutson Jr no quería trabajar en el sector de la energía

© Captura del vídeo de ReachX Ltd.

De negarse al trabajar en el sector de la energía a convertirse en un mangante facturando millones gracias a la compra de unos pozos viejos de gas y petróleo. Criado en una familia obrera en los campos de petróleo y gas de Virginia Occidental, todos los hombres de su familia se ganaron la vida en el sector de la energía. Algo que Rusty Hutson Jr siempre quiso descartar desde el primer momento. “Decidí que meterme en el negocio del petróleo y el gas era lo último que quería hacer. Es un trabajo realmente duro”, dijo Rusty en una entrevista con la ‘BBC’. Y por ello decidió estudiar económicas en la universidad, siendo el primero de su familia en graduarse.

Su título especializado en el ámbito bancario lo llevaría hasta Alabama, donde después de unos años empezó a arrepentirse de no haber seguidos los pasos en la empresa familiar. Pero Rusty quería hacer algo diferente y emprender por su propia cuenta. En el año 2001, con 32, se lanzó a comprar un viejo pozo de gas con el dinero que consiguió de rehipotecar su casa.

Pumpjack (oil derrick) and refinery plant in West Texas
Imagen de un pozo de petróleo en Texas©GettyImages

“Durante los siguientes cuatro años seguí trabajando en el banco, pero cuando tenía tiempo libre iba a Virginia Occidental a trabajar en el único pozo que poseía por aquel entonces”, cuenta el magnate, quien consideraba este pequeño emprendimiento como una mina de oro.

Hoy en día, la compañía de Rusty, Diversified Gas & Oil (DGO), es propietaria de más de 60.000 pozos de gas y petróleo en Virginia Occidental, Pennsylvania, Ohio, Kentucky, Virginia y Tennessee. Su negocio cuenta con unos ingresos anuales de más de 500 millones de dólares y emplea a 925 personas.

¿Su secreto? El modelo comercial que siguen es muy sencillo y específico: no realizan ninguna perforación para encontrar nuevas reservas de petróleo y gas. Simplemente apuestan por comprar pozos viejos de recursos naturales que ya nadie quiere En su lugar, compra pozos viejos que productores más grandes ya no quieren. “No quieren estos pozos viejos, pero aún les queda un promedio de 50 años de vida útil, por lo que podemos administrarlos de manera muy eficiente y ganar dinero”, dice.