1. home
  2. /Divulgación

Cecilia de Grecia y el fatal accidente aéreo que terminó con la princesa más bella de Europa

Era la hermana mayor del duque de Edimburgo, marido de la reina Isabel II

3 Minutos de lectura
Hermana de Felipe de Edimburgo

Cecilia de Grecia era una de las hermanas de Felipe de Edimburgo

© GettyImages

Casada con el príncipe Donato de Hesse, fue una de tantas aristócratas europeas que abrazó el nazismo durante el periodo de entreguerras. Nacida princesa de Grecia y Dinamarca, estaba entroncada con todas las dinastías reinantes de la época, desde la reina Victorial del Reino Unido al mismísimo zar. Aunque con poca fortuna, su porte elegante convirtió a Cecilia en una de las princesas más buscadas por las revistas de sociedad. Pero un fatal accidente aéreo cuando se dirigía con su familia a Inglaterra, terminó con su vida y la de su familia.

Grand Duchess
Se casó con Donato de Hesse y, juntos, formaron una distinguida pareja que alegraba las fiestas de la alta sociedad ©GettyImages

Cecilia nació en el palacio de Tatoi, Grecia, en 1911. Era una de las hermanas del príncipe Felipe quien, con el paso de los años, se casará con la reina Isabel II de Inglaterra. Su padre era el díscolo Andrés de Grecia, el menor de los hijos del difunto rey Jorge I. Jorge, desde el exilio de la Familia Real griega, llevaba una vida licenciosa en los casinos de Montecarlo. La madre era Alicia de Battemberg -hermana de lord Mountbatten- que parecía una sordera progresiva y había sido sometida a diferentes tratamientos psiquiátricos por una mal entendida demencia.

El matrimonio había resultado desastroso y los hijos se criaron alejados de la cercanía familiar: Felipe iba dando tumbos de internado en internado –la primera temporada de la serie de televisión ‘The Crown’ refleja bien esa etapa- mientras que sus hermanas, según lo acostumbrado en la época, trataban de mantenerse en relación con la buena sociedad de la época en busca de maridos acordes con su posición. La mayor, Margarita, se casó con Godofredo de Hohenlohe y la segunda, Teodora, con Bertoldo de Baden.

Sofía lo hizo con Cristóbal de Hesse-Kassel y de ella se conserva una fotografía en la que aparece con Hitler en la boda de Goering. Eran los años de entreguerras en los que el ascenso del nacionalsocialismo conquistó a muchos príncipes alemanes y a algunos de los cachorros de la realeza.

Hijas del Príncipe Andrés de Grecia
De izquierda a derecha, Teodora, Cecilia, Margaret y Sofía, hijas del Príncipe Andrés de Grecia y Alicia de Battemberg ©GettyImages

Celicia era alta, distinguida y con buen porte. Tuvo varios pretendientes y el 2 de febrero de 1931 se casó con Jorge Donato de Hesse, primogénito del último gran duque de este pequeño estado (la derrota alemana en la Gran Guerra terminó con la soberanía que habían mantenido aún después de la unificación) y su segunda esposa, Leonor de Solms-Hohensolms. Era una pareja muy distinguida cuya asistencia alegraba las fiestas que aún se celebraban entre los aristócratas en una sociedad marcada por la crisis económica y la movilización política.

El Partido Nazi ganaba cada día partidarios en sus promesas de nacionalismo, engrandecimiento, orgullo y expectativas de cambio. Jorge Donato se afiló al partido y Cecilia, igual que sus hermanas, fue una clara activista de la ideología nazi. Tuvieron tres hijos, Luis, Alejandro y Juana. Los dos mayores, con una enfermera y su abuela, viajaban con ellos la fatídica mañana del 16 de noviembre de 1937. Celicia estaba embarazada del que iba a ser su cuarto hijo.

Princesas griegas
Las cuatro hermanas en la boda de la condesa de Ashley con Earl Mountbatten ©GettyImages

El avión de la línea Munich-Bruselas-Londres despegó del aeródromo de Darmstadt. La familia en pleno –menos la niña menor, Juana- se dirigía a Inglaterra para asistir a la boda del hermano de Jorge Donato con la aristócrata Margaret Geddes. Debían hacer escala en Ostende. Pero la intensa niebla provocó un accidente en en el que fallecieron todos los pasajeros. Los niños tenían seis y tres años. Cecilia veintisiete. “En un accidente de aviación perecen varios grandes aristócratas”, leemos en el ABC (17 noviembre 1937). El avión volaba bajo a causa del mal tiempo y chocó contra la chimenea de una fábrica de ladrillos.

El accidente causó una enorme conmoción entre todas las casas reales. Pero ello no impidió que la boda se celebrase igualmente, en Londres, aunque la novia lució un sobrio traje de chaqueta negro. De luto. La única hija superviviente de la pareja fue adoptada por sus tíos, aunque murió poco tiempo después a causa de una meningitis. Al príncipe Felipe, futuro duque de Edimburgo -que tenía diecisiete años cuando ocurrió la tragedia y estaba interno en Gordonstoun, en Escocia- le costó mucho tiempo superar el trauma de aquellas muertes.