1. home
  2. /Divulgación

¿Quién conoce a Sofía Chotek? La Camila Parker de los Habsburgo

Fue asesinada en el atentado de Sarajevo que desencadenó la Primera Guerra Mundial

3 Minutos de lectura
Esposa del archiduque Francisco Fernando

Sofía Chotek se pudo con el archiduque Francisco Fernando tras renunciar a todo tratamiento como archiduquesa y a los derechos dinásticos de sus hijos

© Wikimedia Commons

Era la mujer del heredero del Imperio, pero sabía que nunca llegaría a ser Emperatriz. Ella no pertenecía a una familia real: era solo una aristócrata checa y por eso estaba obligada a caminar detrás de todas las Archiduquesas austriacas. El suyo había sido un matrimonio por amor que no contó con el visto bueno de Francisco José. Pero Francisco Fernando plantó cara a su tío el Emperador. O ella o ninguna. Consiguió su propósito, aunque al tratarse de un enlace morganático Sofía tendría que renunciar a convertirse, un día, en soberana del Imperio. Ese momento nunca llegó. En junio de 1914 un atentado terminaba con la vida de la pareja en Sarajevo. La Primera Guerra Mundial estaba a punto de comenzar.

Casados por amor
El archiduque y Sofía se conocieron en un baile en Praga y el enamoramiento fue inmediato ©Wikimedia Commons

Sofía nació en 1868 en Stuttgart, cuando su padre ejercía como Embajador en este reino alemán. Era la cuarta hija de un aristócrata de origen bohemio que prestaba servicios como diplomático. En esos días, el territorio austrohúngaro empezaba a sufrir los problemas de las plurinacionalidades debido al crisol étnico y religioso en el que se había convertido el Imperio. Pero era también el tiempo en el que Sissi deslumbraba con su belleza en el mundo entero y gracias a su encanto y amistad con el conde Andrássy, aplacaba los ánimos húngaros.

Sofía, mujer culta y preparada, había entrado como dama de corte de la Archiduquesa Isabel, esposa de Federico de Austria-Lorena, que era hermano de María Cristina de Habsburgo, regente y madre de Alfonso XIII. Pero el destino de todos ellos iba a cambiar en 1889 cuando el Archiduque Rodolfo, único hijo varón de Sissi y Francisco José, aparecía muerto con su amante, Maria Vetsera, en un pabellón de caza en Mayerling. ¿Quién heredaría el Imperio de los Habsburgo? Había pocas opciones.

La imposibilidad de que las mujeres accediesen al trono hacía que la balanza se inclinase hacia los hermanos de Francisco José. Maximiliano, había sido asesinado en México tras la fallida aventura napoleónica de convertir aquello en un Imperio. El siguiente en la línea de sucesión era el Archiduque Carlos Luis, que renunció a sus derechos en su primogénito, Francisco Fernando. Por este motivo, Francisco Fernando se convirtió en heredero del Imperio y su matrimonio, en cuestión de Estado.

Acompañados por su círculo más íntimo
Sofía y Francisco Fernando el día de su boda, que celebraron de forma discreta e íntima ©Wikimedia Commons

Francisco Fernando tenía una visión política diferente al conservadurismo autoritario de su tío, el anciano Francisco José. Pero asumió rápidamente funciones institucionales y en un baile en Praga conoció a Sofía. Dicen que el enamoramiento fue inmediato. El escándalo, mayúsculo: el origen social de la joven, al no ser una Habsburgo y no pertenecer a ninguna rama de familia real europea, imposibilitaba, en términos políticos, esa relación.

Pero Francisco Fernando estaba decidido y tensó la cuerda. Intervinieron desde el Papa León XIII al Zar Nicolás II. A Francisco José, ya viudo, no le quedó otra opción que autorizar el matrimonio previa renuncia de Sofía a recibir el tratamiento de Archiduquesa y de los futuros hijos (llegaron a tener tres) a la sucesión. Quedaba además imposibilitada para acompañar a su marido en actos de representación institucional, aunque con los años esto se iría flexibilizando. Se le concedió, eso sí, la dignidad de Princesa von Hohenberg, apellido que adoptarían sus vástagos.

Aristócratas
El matrimonio, con sus hijos: el príncipe Ernesto, Sofía y Maximiliano de Hohenberg, en 1908 ©CordonPress

La boda se celebró de manera íntima y casi secreta el 1 de julio de 1900, en Reichstadt. Pocos Habsburgo estuvieron presente. La prensa se hizo escaso eco de la celebración. Pero fueron un matrimonio armonioso. Compartían afición a la caza y fijaron su residencia entre los palacios de Belvedere, en Viena, y Konopiste, cerca de Praga, a día de hoy reclamado por sus descendientes.

Sin embargo, las tensiones nacionalistas de las minorías eslavas dificultaban la gestión política. Francisco Fernando se mostraba partidario de la reforma del Estado para convertirlo en algo parecido a un sistema federal. En 1911, Bosnia se incorporaba como una especia de “provincia” al Imperio. Había prendido la mecha. Serbia, reclamaba el territorio como propio.

Su asesinato daría lugar a la I Guerra Mundial
El asesinato del archiduque Francisco Fernando y de su mujer sería el detonante de la I Guerra Mundial ©Wikimedia Commons

El 28 de junio de 1914, durante una visita a Sarajevo, capital de Bosnia, un estudiante terminaba con la vida de Francisco Fernando y Sofía Chotek. Se llamaba Gavrilo Princip. Les disparó varios tiros en la cabeza. Murieron inmediatamente. Apenas cinco semanas después, comenzaba la Primera Guerra Mundial.

Los hijos del matrimonio, dos chicos y una niña, quedaron bajo tutela de un familiar de Francisco Fernando. Después se trasladaron a Viena, donde vivieron hasta que, con la anexión de Austria por Alemania en 1938, el Anschluss, la tragedia volvió a salpicarles. Tras sobrevivir a su internamiento en el campo de concentración de Dachau, rehicieron su vida en Austria. Hoy, sus descendientes, reclaman parte de los bienes y propiedades confiscadas por el estado en la República Checa.