1. home
  2. /Divulgación

Jenny von Westphalen: la aristocrática mujer de Marx

La mujer del fundador del socialismo científico era aristócrata y, como tal, había vivido en la abundancia

3 Minutos de lectura
Mujer de Karl Marx

Jenny von Westphalen, baronesa y mujer de Karl Marx

© Wikimedia Commons

Quién iba a decirlo. La esposa del fundador del “socialismo científico” nacida en cuna aristocrática. Pero así fue. De origen prusiano, la mujer de Karl Marx heredó de su familia el título de baronesa y creció en la abundancia propia de su estirpe. Pero el amor la llevó a abandonar las comodidades de su casa para seguir el camino del exilio del periodista alemán. Era la única que entendía la espantosa caligrafía de Marx y, por ello, la encargada de transcribir todos sus textos. También se ocupaba de gestionar la economía familiar ante las pésimas dotes administrativas del pensador. El matrimonio tuvo siete hijos, aunque solo tres, chicas, consiguieron llegar a la edad adulta.

baroness von Westphalen
Jenny, que creció en la abundancia, heredaría de su familia el título de baronesa ©GettyImages

Johanna Bertha Julie von Westphalen, nació en Salzwedel, Prusia, en 1814. Era hija de un barón, viudo con cuatro hijos de un matrimonio anterior, que servía como alto funcionario en la administración pública. La madre de Jenny –así la llamaron siempre- pertenecía a una familia de aristócratas escoceses. Los destinos de la familia los llevaron a vivir en Tréveris, localidad renana en la frontera con Luxemburgo, en la que había nacido Karl Marx.

Eran vecinos y ambos padres empezaron a entablar cierta amistad. Por ello, a los von Westphalen no les incomodó que Jenny empezase a entrar en relaciones con el vástago de esa familia burguesa de origen judío. Ella era cuatro años mayor que él, pero resultaba francamente atractiva. Además, uno de los hermanos de Jenny era compañero de aula de Marx mientras estudiaba Derecho en Bonn y Berlín, por lo que tampoco sorprendió que se empezase a ver al grupo haciendo largas caminatas para hablar de filosofía y literatura, aficiones que todos compartían. Karl no dejaba de escribir a la muchacha todo tipo de poemas amorosos y, en 1843, tras un noviazgo de casi cuatro años, se casaron. Ella se convirtió en Jenny Marx.

Por entonces, Karl Marx empezaba a madurar su pensamiento anticapitalista y colaboraba en prensa revolucionaria. La pareja se estableció en París, siempre acompañados por Helene Demuth, la asistenta que había trabajado en casa de Jenny y que les atenderá hasta el final en todos sus periplos familiares. Era la Francia de Luis Felipe de Orleans y se establecieron en un pisito en el centro de la capital en el que nació su primera hija. Pero los escritos subversivos de Marx les llevaron a un primer exilio en Bruselas, donde nacería ya la segunda de sus hijas.

Teórico del socialismo y revolucionario alemán
Karl Marx, compañero de clase en la facultad de Derecho de uno de los hermanos de Jenny y vecino de su familia, escribía a la que un día sería su esposa todo tipo de poemas amorosos ©GTres

La pareja estaba plenamente dedicada a la propaganda ideológica en un momento de cambios y revoluciones. De nuevo a París y de ahí, a Colonia, donde editaron el periódico Neue Rheinische Zeitung. La monarquía liberal había caído en Francia, se proclamaba una efímera Republica y en poco tiempo, el II Imperio Francés. Europa ardía en las barricadas, aunque en su Alemania natal no terminaba de triunfar la “revolución subversiva” con la que ellos soñaban.

Un nuevo exilio les llevó ahora a Londres. Establecieron su primer domicilio en el barrio de Soho. Estaban en plena “era victoriana” aunque para ellos fueron días de precariedad. Jenny hizo pública su militancia y activismo; ayudaba a Marx, recomponía sus escritos y hacía de nexo con los editores, especialmente con Friedrich Engels, hijo de un potentado industrial.

Jenny Marx And Jenny Von Westphalen. Karl Marx Daughter And Wife
Jenny, junto a una de sus hijas ©GettyImages

La publicación del Manifiesto Comunista supondría un antes y un después en la historia de los movimientos políticos al establecer una dialéctica histórica entorno al conflicto de clases. Engels inyectaba también dinero en la vida familiar de los Marx, por entonces agobiada por acreedores y llena de niños.

La herencia recibida por Jenny al fallecer su madre, en 1856, les permitió comprar una casa con jardín en Grafton Terrace, en el barrio de Hampstead, entonces en las afueras de Londres. Jenny siempre colaboró con Marx en la redacción de los indescifrables manuscritos de ‘El Capital’, aunque parece que, durante un tiempo, el matrimonio estuvo distanciado por supuestas infidelidades del pensador. Pero fue ella quien hizo verdaderos sacrificios personales para impulsar el activismo ideológico de su ya apátrida esposo.

Con la familia de Marx
Friedrich Engels, Karl Marx y las hijas de Marx: Jenny Caroline, Jenny Laura y Jenny Julia Eleonora ©Wikimedia Commons

En la década de los setenta, Jenny Marx comenzó a tener ansiedad y dolores internos que derivaron en cáncer de hígado. Nunca superó la muerte de cuatro de sus hijos. Falleció en Londres a los 67 años. Era el 2 de diciembre de 1881. Su marido, Karl Marx, lo hizo solo dos años después a causa de una pleuresía.