1. home
  2. /Divulgación

Jessica, la hermana comunista de las Mitford que participó en la Guerra Civil

Se enamoró de un Brigadista Internacional sobrino político de Churchill

3 Minutos de lectura
Jessica Mitford

Jessica Mitford sería repudiada y desheredada por sus sus padres a causa de sus ideales políticos en la época en la que los totalitarismos estaban en pleno auge

© GettyImages

Pertenecía a la aristocracia campestre inglesa. Pero no dudó en convertirse en la “oveja roja” de la familia por la defensa del comunismo y el enamoramiento de un Brigadista Internacional que luchaba en la Guerra Civil Española. Mientras sus hermanas adoraban a Hitler e idolatraban los fascismos, ella, Jessica Mitford, repudiada por sus padres, se marchaba a Estados Unidos para volcarse con unos ideales que también terminaron decepcionándola.

Jessica Mitford
Jessica cuando tenía 6 años, junto a su hermana Unity, de entonces 9, que abrazaría el fascismo de adulta mientras que ella sería fuerte defensora del comunismo ©GettyImages

Obligada a testificar frente al “Comité de Actividades Antiestadounidenses” durante el mcarthismo, ejerció el periodismo y lucho por los derechos civiles en la convulsa américa de Martin Luther King. Su libro autobiográfico, ‘Nobles y rebeldes’, es una genial sátira de la sociedad del siglo XX.

Jessica era la quinta de las escandalosas hermanas Mitford. Hija de David Ogilvy, lord de Redesdale, y su esposa, Sydney Bowles, había nacido en 1917 en la mansión familiar de Swinbrook House, en el condado de Oxforshire. Sus padres tenían fama de excéntricos y se ocuparon poco de proporcionar una educación a las jóvenes, que se criaron marcadas por las apariencias de una familia que veía menguar su patrimonio.

Tales eran las rarezas de sus progenitores, que la propia Jessica cuenta en sus memorias cómo empezó a “ahorrar” con apenas doce años para poder huir del sofocante entorno parental. Una de sus hermanas mayores, Diana, de belleza extraordinaria, era ya una de las socialités más destacadas de la Inglaterra de Jorge V tras su matrimonio con Bryan Guinness, heredero del imperio cervecero irlandés y posterior esposa de Oswal Mosley, fundador de la “Unión Británica de Fascistas”.

Jessica Mitford
Jessica, en Bermeo durante la Guerra Civil ©GettyImages

Pero Jessica era diferente, aunque también se sumó a aquel fervor totalitario: el problema es que lo hacía en el lado comunista. Menos agraciada físicamente, conoció en Londres a finales de 1936 a un joven pariente, Esmond Romilly, convaleciente por enfermedad tras su participación como brigadista en la sección de ametralladoras del batallón Thaelmann que luchó en el frente de Madrid al inicio de la Guerra Civil. De claras simpatías comunistas, el idealista Romilly era, a su vez, sobrino de Clementine Hozier, la sufrida esposa de Winston Churchill.

Jessica –apodada Decca- y Esmond no tardaron en enamorarse y marchar de nuevo a tierras españolas para batirse contra lo que consideraban la amenaza del fascismo. Ella llevaba una cámara fotográfica que había cargado en la cuenta de su padre y él se disponía a enviar sus crónicas para el News Chronicle, periódico por el que acababa de ser contratado. Ni siquiera la intervención del ministro de exteriores británico, que dio órdenes a un barco de la armada para recoger a la pareja en el puerto de Bilbao, sirvió para disuadir a los enamorados de aquella aventura. Pero a finales de 1937, Decca y Esmond estaban de vuelta en la capital británica, instalados en el barrio industrial de East End, tan alejado del entorno de lujo y glamour en el que habían pasado su infancia.

Writer Jessica Mitford
Mitford acabó renunciando al comunismo y consiguiendo la nacionalidad estadounidense ©GettyImages

Ya casados, aunque desheredados por las familias, tuvieron un primer hijo que falleció al poco de nacer y decidieron emigrar a los Estados Unidos. Ahí, en tierras trasatlánticas pensaban poder desarrollar mejor sus inquietudes igualitarias, todavía fascinados por la emoción de la política en la década de los 40. Pero el estallido de la Segunda Guerra Mundial forzó a Esmond Romilly a alistarse en la Real Fuerza Aérea Canadiense. Desapareció en combate a finales de 1941 mientras regresaba de un bombardeo contra los nazis.

Ella consiguió un empleo como secretaria en la Administración Federal y vivió en Washington hasta que conoció a Robert Theuhaft. Él era un conocido abogado especializado en derechos civiles, miembro activo del Partido Comunista de Estados Unidos, casado, con el que se marchó a California. Comenzaban los días del macarthismo, las delaciones y el llamado “peligro rojo”. Pero ellos, decepcionados con el desarrollo del comunismo en la Unión Soviética, renunciaron a su militancia a comienzos de los 60.

Jessica Mitford
En la imagen, Jessica, junto a su segundo marido, Bob Treuhaft, sostiene la segunda parte de su autobiografía, ‘A Fine Old Conflict’ ©GettyImages

Quizá por eso, Jessica pudo obtener la ciudadanía estadounidense que tanto anhelaba. Desde entonces ella pudo dedicarse al periodismo publicando sus trabajos en revistas como Esquire, Frontier o el diario Atlantic Monthy, llegó a trabajar en la Universidad Estatal de San José e hizo incluso incursiones en el mundo musical.

Decca Mitford, la más rebelde de las hermanas, falleció de cáncer de pulmón en 1996 en San Francisco.