1. home
  2. /Divulgación

La duquesa de Argyll: ‘glamour’ en la corte de Jorge V y mucho más

En 1963 protagonizó el divorcio más escandaloso que jamás se había conocido en Inglaterra

3 Minutos de lectura
Duquesa de Argyll

Margaret Whigham, duquesa de Argyll, protagonizó dos sonados divorcios y varios presuntos romances

© GettyImages

Fue la protagonista de la vida social en la Inglaterra de mediados de siglo XX. Dicen que enamoró al duque de Kent, tercero de los hijos del soberano y que fue amante de lord Mountbatten. Millonaria, elegante y desinhibida, sus apariciones en público despertaban admiración y muchas habladurías. Casada en dos ocasiones, vivió a caballo entre Nueva York y Londres, siempre como objetivo favorito de los flashes y las revistas de sociedad. Su polémico divorcio del duque de Argyl en 1963 sacudió los moldes de una moral que empezaba a cambiar al calor de los nuevos tiempos. Su vida ha sido llevada a la pequeña pantalla.

Debutante del año 1930, Margaret Whigham
Hija única de un multimillonario escocés, su presentación como debutante ante los reyes británicos fue recogida por todos los semanarios gráficos ©GettyImages

Margaret Whigham nació en 1912 en Newton Means, cerca de Glasgow. Era la única hija de un multimillonario escocés vinculado a la nobleza rural que había mantenido un importante legado patrimonial. Su madre, de ascendencia americana, quiso que la joven se educase en la elitista escuela Hewitt de Nueva York. En esta ciudad permaneció hasta que cumplió los catorce años y sus padres decidieron que volviese a Inglaterra. En Londres deslumbró por su belleza y carácter expresivo. Entre sus conquistas se encuentra un joven David Niven, hijo de una aristócrata y que acababa de dejar el Ejército para aventurarse en el mundo del celuloide.

Se rumoreó incluso que Margaret se quedó embarazada de un bebé que nunca llegó a nacer. Tras unos meses fuera del circuito social provocado por aquella desvergüenza, regresó a la vida pública enfundada en un extraordinario diseño del taller de Victor Stiebel, el modisto de Bruton Street que arrasaba entre las señoras de la época. Era el año 1930 y la presentación de Margaret como debutante en la Corte de Londres, ante Jorge V y la Reina María, fue recogida en todos los semanarios gráficos. Enamoró al mismísimo príncipe Alí Khan, asiduo a las fiestas más royals, conocido jockey y que terminaría casándose con Rita Hayworth.

Matrimonio de Margaret Whigham con el golfista Charles Sweeny
Su boda en 1933 con un rico heredero estadounidense amigo del Príncipe de Gales obligó a cortar el tráfico en Knightsbridge durante varias horas dada la popularidad de la novia ©GettyImages

Convertida al catolicismo, en febrero de 1933 Margaret contraía matrimonio en Londres con Charles Sweeny, rico heredero de familia de Pennsylvania, golfista e íntimo amigo del entonces Príncipe de Gales. Tal era la popularidad de la novia que la policía se vio obligada a cortar el tráfico en Knightsbridge durante varias horas. Llevaba un vestido en raso de seda y tul bordado, diseño de Norman Hartnell, que se expone en el Museo Victoria y Alberto y que marcó un hito en la historia del diseño nupcial. La pareja tuvo varios hijos y, en los años de la Segunda Guerra Mundial, él desempeñó un servicio muy activo en la Royal Air Force (RAF) al frente de los Escuadrones Águila. Churchill llamaba a la resistencia heroica. Pero la relación no funcionó y en 1947 llegó el divorcio.

Margaret se convirtió en la invitada más esperada de todas las fiestas de una Inglaterra victoriosa que se reconstruía de las heridas, perdía la India y celebraba el enlace de la heredera, Isabel, con el guapísimo Felipe de Grecia. Entre viajes, cruceros y numerosos romances, Margaret conoció al duodécimo duque de Argyll, el apuesto Ian Douglas Campbell, con dos divorcios a sus espaldas. Poseedor de una inmensa fortuna y del imponente castillo de Inveraray en Escocia, decían que nunca había logrado recuperase del cautiverio sufrido en un campo de prisioneros alemán tras rendirse ante las tropas del mariscal Erwin Rommel durante la invasión de Francia en 1940. Se casaron el 22 de marzo de 1951 y ella pasó a convertirse en la flamante duquesa de Argyll.

Duquesa de Argyll en una fiesta de la alta sociedad británica en 1961
Margaret se convirtió en la invitada más esperada a todo tipo de eventos, fiestas y viajes de la alta sociedad británica, eufórica tras el final de la II Guerra Mundial ©GettyImages

Parecía que vivían felices hasta que las acusaciones de múltiples infidelidades terminaron en un escándalo mediático que se selló con uno de los divorcios más polémicos de la historia. Ella siguió viviendo en su imponente residencia de Mayfair, después en el Grosvenor Hotel y terminó en un apartamento incapaz de hacer frente a su elevadísimo tren de vida. Pero continuó frecuentando los salones del célebre Claridge’s y manteniendo una cercana amistad con Paul Getty, considerado, por entonces, el hombre más rico del planeta.