1. home
  2. /Divulgación

Carolina de Vasa: última Reina de Sajonia

Fue considerada como una de las mujeres más bellas de su tiempo

3 Minutos de lectura
Reina de Sajonia

Criada en el exilio, fue candidata a casarse con Napoleón III, aunque finalmente se casó con el príncipe Alberto de Sajonia, con quien acabaría reinando ese estado alemán

© GettyImages

Creció con el estigma de ser princesa heredera de Suecia aunque nunca reconocida. Nació y se educó en el exilio, en la Corte de los Habsburgo, marcada por la temprana separación de sus padres. No tenía hermanos, pero su esmerada educación e incuestionable belleza la convirtió en candidata para casarse con Napoleón III.

Desbancada del trono Imperial por Eugenia de Montijo, contrajo matrimonio con el heredero del Reino de Sajonia. Mujer viajera e implicada en la vida social de la época, no pudo tener hijos y se dedicó a animar todo tipo de iniciativas folclóricas en Sajonia.

Retrato oficial del matrimonio
La mala relación y el temprano divorcio de sus padres, Luisa Amelia de Baden y Gustavo de Suecia, llevó a la joven Carolina a refugiarse en la lectura y los idiomas ©Wikimedia Commons

Carolina nació en 1833 en el Palacio de Schönbrunn, en Viena. Era la única hija de Gustavo de Suecia quien, en los días del Imperio Napoleónico, había sido obligado a abandonar su nación en aras del establecimiento de una nueva dinastía en el país nórdico. Su madre era Luisa Amelia de Baden, curiosamente sobrina de la mismísima Josefina Beauhuarnais.

El matrimonio se había establecido en Austria, donde el príncipe exiliado servía militarmente a la causa del Emperador Francisco I de Austria. Por sus buenos servicios, había sido recompensado con el título de Príncipe de Vasa. Carolina creció y se crió en la Corte de Viena y mantuvo a lo largo de su vida una amistad casi fraternal con su pariente, el futuro Emperador Francisco José. Las malas relaciones entre sus padres hicieron que Carolina se refugiase en la lectura y en el aprendizaje de diferentes idiomas que terminó dominando con fluidez.

Reina de Sajonia
Se desplazaba, cada año, a Menton, en la Costa Azul, para pasar ‘temporadas de salud’ ©Wikimedia Commons

De mirada dulce y figura estilizada, tal y como aparece en las múltiples fotografías que se conservan, destacó por su belleza y su nombre empezó a sonar como una buena opción para desposar a Luis Napoleón Bonaparte quien, en esos días, acababa de ser nombrado Presidente de la República Francesa y, al igual que su tío, iba a proclamarse Emperador.

Sin embargo, el elegido finalmente para Carolina sería el Príncipe Alberto de Sajonia, primogénito de Juan y Amalia de Baviera que, desde 1853, ocupaban el trono del próspero territorio alemán. Alberto era un valeroso militar que se había batido con honor en los campos de batalla durante la Guerra de los Ducados.

La ceremonia de boda se celebró ese mismo año, el 18 de junio, en la Catedral de Dresde (Diario de Dresde). Seis meses antes,Napoleón III se había casado en Notre Dame con la española Eugenia de Montijo. En ese tiempo, el ímpetu unificador de Bismark llevó a Sajonia a apoyar a Austria en la guerra contra Prusia: Alberto luchó al frente del ejército sajón con gran prestigio entre sus tropas, aunque la derrota, les llevaría a perder parte de su soberanía ahora como estado integrado en la “Confederación Alemana del Norte”, germen del Imperio Alemán. Durante casi dos décadas Carolina y Alberto fueron príncipes herederos, pero a la muerte del Rey Juan en 1873, se convirtieron en soberanos.

Últimos reyes de Sajonia
El matrimonio no llegó a tener hijos y Carolina, durante su reinado, viajó a menudo ©Wikimedia Commons

En su reinado, Sajonia aceptó una Constitución y Carolina se implicó en certámenes y ferias, como la curiosa Exposición Universal de Productos de Repostería, que presidió en Dresde en 1887. Fue también una Reina muy viajera, que anualmente se desplazaba a Menton, en la Costa Azul, para pasar “temporadas de salud”.

Durante sus estancias mantenía una agenda social agitada y frecuentes encuentros con la Reina Victoria de Inglaterra quien también se desplazaba a esa localidad francesa acompañada de su hija, la Princesa Beatriz. Llegó a visitar Estocolmo, la capital en la que no había podido reinar.

Reina de Sajonia
El nombre de Carolina de Vasa se barajó para desposar a Luis Napoleón Bonaparte ©Wikimedia Commons

El matrimonio no tuvo hijos. A la muerte de Alberto en 1902 le sucedió su hermano, Jorge I, que era viudo. Carolina de Vasa, Reina de Sajonia, siguió ejerciendo como Reina hasta su fallecimiento en Dresde el 1907 a los setenta y tres años. Pocos días antes, había inaugurado el Pabellón oficial de su país en la Exposición Universal de Berlín. La monarquía desapareció en Sajonia en 1918 con la derrota del Imperio Alemán en la Primera Guerra Mundial.

tags: