1. home
  2. /Divulgación

Carolina de Baden: Reina de Baviera en tiempos de Napoleón

A ella se debe la proverbial belleza de su nieta Sissi

3 Minutos de lectura
Reina consorte de Baviera

Carolina de Baden fue la primera reina de Baviera y destacó por su cultura, su belleza y sus obras de caridad

© Wikimedia Commons

Una mujer de carácter, con personalidad. Fue la segunda esposa de Maximiliano I de Baviera y a ella se debe que Munich se convirtiese en uno de los centros culturales más prestigiosos del siglo XIX. Tenía una hermana gemela y ella misma alumbró dos partos de gemelas que, como ella, estarían llamadas a dejar una larga estela entre las Cortes europeas.

Reina de Baviera
Tenia 20 años cuando se comprometió con Maximiliano y él, que era viudo, 40 ©Wikimedia Commons

Nunca renunció a su fe protestante y, aunque se convirtió en soberana de un reino de mayoría católica, concitó el respeto de sus súbditos, que admiraron las innumerables obras de caridad en las que se implicó. El único que no se mostró conforme con esta labor fue su hijastro Luis, quien heredará el trono a la muerte de Maximiliano pero que jamás le perdonó haberse casado con su padre.

Carolina es la madre de la archiduquesa Ludovica, interpretada en el cine por Magda Schneider en la trilogía cinematográfica sobre Sissi. Se da la circunstancia de que esta actriz era además la madre de la bellísima Romy Schneider, que inmortalizaría para siempre al personaje.

Carolina nació en Karlsruhe, capital del estado de Baden en 1776. En esos días centroeuropa todavía se dividía en múltiples territorios soberanos que vieron cómo peligraba su autonomía ante el empuje de la Francia de la Revolución. Su padre era Príncipe heredero en el momento de su nacimiento y mantenía una posición de difícil equilibrio ante la complejidad de los acontecimientos que amenazaban con la caída del Antiguo Régimen. Pese a ello, su entorno familiar fue cálido y afable y su madre, Amalia de Hesse, se esforzó en ofrecer a todas sus hijas una educación esmerada que pudiese hacerlas merecedoras de un ventajoso matrimonio. Lo consiguió.

Set de la película Sissi
Su hija Ludovica fue la madre de la famosa emperatriz Sissi, que fueron interpretadas por Magda y Romy Schneider, también madre e hija, en la gran pantalla ©GettyImages

Todas las crónicas de la época insisten en que Carolina era una joven culta, aficionada a la pintura y, sobre todo, de incuestionable belleza. No le faltaron candidatos –entre ellos el duque de Enghien- pero en esos días en los que la furia napoleónica se expandía por Europa, los equilibrios diplomáticos primaban frente a los intereses dinásticos.

Por ello, en 1797, cuando el general Bonaparte vencía en Rivoli y se producía la derrota naval española en Cabo San Vicente, Carolina se comprometía con Maximiliano de Baviera, que acababa de enviudar de su primera esposa, Augusta de Hesse. Él tenía cuarenta años y ostentaba el título de duque de Zweibrucken. Ella, apenas veinte. La boda se celebró ese mismo 9 de marzo en la ciudad natal de la novia.

Ludovía, María Ana y Sofía
Sofía, María Ana e Isabel, las tres hijas de Maximiliano I de Baviera y Carolina Baden ©Wikimedia Commons

El nuevo matrimonio se instaló en Mannheim, cenca del Rin. Pero con la muerte sin descendencia del entonces elector de Baviera, tuvieron que trasladarse a Munich, al Palacio de Nymphenburg, como cabezas de la dinastía Wittelsbach.

Carolina se hizo cargo de los hijos de su esposo, aunque pronto tuvo descendencia propia: Isabel Luisa, que sería Reina de Prusia; Amalia, Reina de Sajonia; Sofía, madre del célebre Francisco José, Emperador de Austria-Hungría, y Ludovica, madre de Sissi, Emperatriz. Es, por tanto, abuela de dos de los protagonistas más importantes de la historia reciente de Europa.

Maximiliano se mostró como un firme aliado de Napoleón, lo que le valió, a través del Tratado de Presburgo, el reconocimiento de Baviera como Reino en 1806: Carolina se convertía así, en la primera soberana consorte de este nuevo reino. Sin embargo, a raíz de la derrota francesa en Leipzig, Maximiliano decidía unirse a los aliados a cambio de garantizar su integridad. Perdió parte de los territorios del Tirol y Salzburgo como consecuencia de las negociaciones del Congreso de Viena, pero Baviera conseguía salvar su soberanía dentro de la “Confederación Germánica”.

Maximiliano, Carolina y sus cinco hijas
Con Maximiliano I tuvo ocho hijos, entre los que se encontraban quienes serían las futuras reinas de Sajonia y Prusia ©Wikimedia Commons

Maximiliano I de Baviera fallecía en 1825 y era sucedido por su hijo Luis, fruto de su primer matrimonio y que entrará en amoríos con la bailarina española Lola Montes. Las malas relaciones con Carolina eran palpables en la Corte desde años atrás. Ella abandonó Munich y se trasladó a una de las residencias reales en Tegernsee, localidad famosa por sus balnearios.

Carolina de Baden, primera Reina de Baviera, falleció en 1841. Su nieta, Sissi tenía entonces cuatro años y crecía libre entre los bellísimos parajes de su castillo de Possenhofen.

tags: