1. home
  2. /Divulgación

María de Sajonia-Altenburgo: la reina de Marienburg

Es la bisabuela del popular Ernesto de Hannover, el aún marido de Carolina de Mónaco

3 Minutos de lectura
reinas

Ernst August, hijo de Ernesto de Hannover, junto a un retrato de su tatarabuela, María de Sajonia-Altenburgo

© CordonPress

Pertenecía a una de las familias más distinguidas de la realeza centroeuropea de principios del siglo XIX. Tras su matrimonio con Jorge V de Hannover se convirtió en soberana de este próspero estado, aunque en un tiempo de romanticismos y fuerte nacionalismo, vio como las guerras de unificación terminaban con la independencia de su Reino.

En el exilio desde 1866, mantuvo en Austria una pequeña corte y permaneció muy próxima a la dinastía de los Romanov gracias al matrimonio de su hermana María, con el hijo del Zar Nicolás I. Es la bisabuela del popular Ernesto de Hannover, el aún marido de Carolina de Mónaco.

María de Sajonia-Altenburgo
Primogénita de los duques de Sajonia-Altenburgo, fue reina de Hannover como esposa del rey Jorge V de Hannover ©Wikimedia Commons

María nació en Hildburghausen, ciudad del estado de Turingia, en abril de 1818. Era la primogénita del príncipe heredero José de Sajonia, por entonces uno de los pequeños estados que acababa de librarse del yugo napoleónico y había pasado a integrarse en la Confederación Germánica creada por el Congreso de Viena. Su madre era la duquesa Amelia de Wurtemberg, una de las mujeres más bellas de su tiempo y muy piadosa.

Educada en el luteranismo, María creció acompañada de sus seis hermanas, ya que el matrimonio de sus padres no tuvo el ansiado hijo varón. En 1826, la familia se trasladó a Altemburgo, zona rica de producción industrial de metales y capital del estado de Sajonia. Tenía ya cierta edad cuando se acordó su boda con el heredero de Hannover, Jorge, hijo del Rey Ernesto Augusto y primer soberano del territorio una vez rota la unión personal con el Reino Unido, consecuencia de la existencia en el territorio de una ley sálica que impedía a la joven Reina Victoria de Inglaterra mantener el nexo entre ambos tronos.

La boda se celebró el 18 de febrero de 1843 en Hannover, con la grandiosidad propia de la época. Años después y como consecuencia de la revolución liberal de 1848, el padre de María se veía obligado a abdicar. Sin embargo, ella iba a convertirse en Reina: el 18 de noviembre de 1851 fallecía su suegro y su marido era coronado como Jorge V. Hannover se había transformado en el cuarto estado más grande de la Confederación Alemana aunque las disputas entre el soberano, de carácter autoritario y el Parlamento, Landtag, no tardaron en llegar.

Aparece junto a Jorge V, rey de Hannover, e hijos
Durante su matrimonio, sufrió el fuerte carácter y los cambios de humor de su marido, con el que tuvo dos hijas y un hijo ©Wikimedia Commons

María era una mujer dulce y discreta que soportó pacientemente las actitudes autocráticas de su marido y sus frecuentes cambios de humor, condicionados en parte, por una acusada sordera. En su tiempo se le consideró un “generoso protector de sus derechos por restablecer la sagrada jerarquía en sus Estados y mantener con Pío IX relaciones llenas de la más respetuosa deferencia” (El Siglo Futuro, 14 junio 1878). De María se conservan muchos retratos, obra del pintor Karl Ferdinand Sohn. Durante los años de su reinado vivieron en el palacio neogótico de Marienburg, construido entre 1858 y 1867, como regalo de cumpleaños para María y que en la actualidad es el centro de disputas entre sus herederos.

Jorge V situó Hannover en la órbita austriaca en un momento en el que el canciller prusiano Bismark estaba decidido a la unificación. La derrota en la batalla de Langensalza en la guerra franco-prusiana, provocó la ocupación de Hannover y la rendición de su ejército en 1866. En adelante, el territorio quedaría incorporado a la nueva Alemania de Guillermo I y ellos tuvieron que partir al exilio.

Año 1904
La última reina de Hannover falleció a los 88 años en el castillo de Cumberland, casi treinta años después de su esposo ©Wikimedia Commons

Los reyes desterrados fijaron su residencia en Gmunden, en el Imperio Austro-Húngaro de Francisco José y Sissi. María y Jorge tuvieron tres hijos. Su primogénito, llamado también Ernesto Augusto, en honor a su abuelo, nunca llegó a reinar, aunque sí heredó el ducado de Brunswick además de los títulos británicos que todavía les unían a sus parientes ingleses. Tendría, además, un matrimonio muy ventajoso por su boda con Thyra de Dinamarca.